Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Doce sesiones

Restan doce sesiones para que el actual periodo ordinario en el Congreso de la Unión culmine y las reformas legales en materia de telecomunicaciones, energía y política electoral, tan anunciadas por los voceros del gobierno, no aparecen por ningún lado.

¿Dónde quedó la prisa por reglamentar los cambios a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución? Desde la propaganda gubernamental se planteó una disyuntiva: "reforma energética o la catástrofe". El problema estalló y no por la reforma, sino por la negligencia o corrupción que se ha enquistado en Pemex en los dos sexenios anteriores.

En telecomunicaciones, el Congreso esta en falta. Desde el pasado diciembre se vencieron los plazos para expedir las leyes reglamentarias en esta materia y los primeros conflictos entre empresas estallaron. ¿Dónde quedó la responsabilidad del gobierno y de los grupos parlamentarios del PRI en el Congreso, ante esta grave omisión?

La transformación del Instituto Federal Electoral (IFE) al Instituto Nacional Electoral (INE) entraña un reto enorme logística y políticamente; sin embargo, con el proceso electoral a la vuelta de la esquina, aun no se presentan las iniciativas que darían vida a la reforma político-electoral que se aprobó el año pasado, con lo que el proceso electoral del 2015 se pone en riesgo.

El modelo de leyes secundarias del gobierno está concluido. En este tema no hay ingenuidades. ¿Qué está pasando? El gobierno está negociando con el PAN y una parte del PRD. La mesa del Pacto sigue existiendo, sólo que sin reconocerse. El nombre Pacto por México es innombrable.

Los Senadores del PRD estamos en contra de las leyes secundarias que pudieran presentarse como producto de una negociación del gobierno, del PAN y parte del PRD, o sólo del gobierno.

Ante el caso de Oceanografía, de dientes para afuera, el PAN ha puesto la condición de que primero deben esclarecerse los hechos. Lo que pretenden es ser exonerados, para construir un acuerdo político-legislativo y aprobar las leyes secundarias. Se trata de un arreglo conforme a intereses.

Es preocupante que a doce sesiones de que termine este periodo, no existan propuestas de ley secundaria, con excepción de la Ley Federal de Competencia.

¿Qué provoca esta situación? Nuevamente leyes que para la población, son aprobadas al vapor, sacadas fast track. Reformas que no se reflexionan, que no se debaten y que generan al Congreso una opinión pública desfavorable. La población se cuestiona: ¿quién aprueba las leyes? Se responde: el Poder Legislativo. La población desconoce que los legisladores recibimos modelos que han sido construidos antes de que se presenten en alguna de las cámaras, se discutan en comisiones y se voten en los plenos de ambas Cámaras del Congreso.

Se trata de una estrategia del gobierno. Se sabe, que desde enero de este año las propuestas del gobierno están listas, inclusive algunos medios han publicado parte de las propuestas o borradores de las mismas.

Antes de presentarlas al Congreso y dar a conocer a la sociedad, el gobierno ha recurrido a viejas prácticas. Primero, consensuarlas al interior; después, con los poderes fácticos y luego llevarlas con representantes del gobierno, el PAN y una parte del PRD. Este método ya mostró sus limitaciones. Los resultados más elocuentes fueron tensiones en los partidos y desconocimiento de la sociedad de lo que aprobaron sus legisladores. Debe de comprenderse que en un país plural no puede legislarse fuera del conocimiento de la sociedad.

Las fuerzas progresistas, nacionalistas y de izquierda no permitirán que el gobiernoponga al Congreso contra las cuerdas y a finales de abril aprobar al vapor más de 50 reformas de trascendencia para México.

[email protected]