Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Dónde está el #Yosoy132?; el montaje y la impostura

ITINERARIO POLÍTICO

Ayer domingo se cumplieron dos años de que el entonces candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto, desató el germen de una revuelta estudiantil bautizada como #YoSoy132 y que, a la distancia, queda claro que terminó en un grosero montaje a favor de uno de los candidatos y exhibió la impostura juvenil de un puñado de oportunistas que hoy viven de todo aquello que cuestionaron.

Horas después de la ola que detonó el surgimiento del #YoSoy132, en este espacio bautizamos a los "líderes" del "movimiento", como "ternuritas" ya que al arranque de la movilización no tenían la menor idea de que eran parte de un grosero montaje a favor de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador y que habían sido lanzados en contra del adversario de este, el candidato del PRI, Enrique Peña.

En contra de muchas opiniones y del insulto a secas, también dijimos que "el movimiento" no tenía futuro porque no recogía ninguna causa social, política o económica y porque había nacido del germen del odio estimulado contra todo aquel que pensara diferente al interés de sus patrocinadores. Incluso documentamos las manos que mecieron la cuna de un movimiento que algunos locuaces creyeron sería la versión mexicana de "la primavera árabe".

Por eso, a dos años del 11 de mayo de 2012 —cuando Peña Nieto acudió a la Universidad Iberoamericana para responder preguntas de estudiantes y cuando se desató una trifulca que obligó al priísta a salir corriendo—, vale preguntar sobre el futuro de "el movimiento" y sus "ternuritas" dizque "dirigentes". La respuesta, lapidaria y contundente, está a la vista de todos. Se confirmó lo que aquí dijimos hace dos años.

1. El #Yosoy132 no existe más. En realidad murió incluso antes de nacer porque fue un chispazo estudiantil fabricado por "los creyentes" de AMLO para tratar de derribar la candidatura presidencial de Peña Nieto. Hoy es claro que se trató de un montaje "engañabobos" y que sus "líderes" no eran más que simpáticos "ternuritas".

2. En efecto, el membrete del "YoSoy132" existe y sigue medrando del dinero público. Es utilizado por grupos radicales, mal llamados anarquistas, a los que financian desde la mafia de la CNTE, hasta sectores que dicen ser promotores del chavismo en México.

3. Resulta de risa loca que no pocos de "los líderes" del "movimiento" #YoSoy132 hoy cobran por programas sin rating en Televisa y otros medios, mientras que otros son conocidos censores de las opiniones críticas a Peña Nieto. Y no faltan los que agarraron "chamba" en aviadurías en el gobierno de Peña Nieto y con los cuestionables diputados federales del PRI, del PAN, del PRD y de la Asamblea Legislativa.

4. Claro, hoy no saben ni dónde meter la cabeza —algunos aún tienen un poco de vergüenza—, sobre todo cuando se habla de reformas como la de Telecomunicaciones. ¿Y por qué esconden la cabeza? Porque no pocos son empleados de una de las partes en conflicto. Les toca defender lo indefendible: al monopolio Slim.

5. Y es tan penoso el papel de lo poco que queda del #YoSoy132 que, en el extremo, no abrieron la boca cuando en días pasados el gobierno venezolano de Nicolás Maduro reprimió a cientos de estudiantes que exigían en las calles derechos y libertades fundamentales. ¿Y por qué no dijeron ni pío? Elemental, porque la "botarga" del "YoSoy132" es propiedad de los grupos radicales que defienden en México la dictadura que Chávez y Maduro impusieron en Venezuela.

Pero va una historia que poco se conoce del momento en que detonó el escándalo en la Ibero, el 11 de mayo de 2012. Resulta que Peña Nieto llevó en orden su conferencia, que terminó incluso con aplausos y con estudiantes que escucharon atentos. Ya iba de salida cuando Luis Videgaray, jefe de campaña, le sugirió que explicara el escándalo de Atenco. Esa fue la señal que esperaban los reventadores preparados para iniciar la protesta y el abucheo.

Lo que no se sabe, por cierto, es que en los últimos 18 meses se dieron purgas en la Ibero y la relación de esa influyente universidad privada con el gobierno federal no es la mejor. Pero falta una última pregunta. A dos años de distancia, ¿qué dicen todos los que exaltaban hasta el delirio el "movimiento" y a sus "líderes"? ¡Pura congruencia! Al tiempo.

ENELCAMINO

Ahora el gobierno federal va por Tamaulipas. Dicen los que saben que esa entidad no es Michoacán y que en esa frontera la guerra que le espera a Peña Nieto no tiene parangón. ¿Será?