Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Duro de sacudir

GUASAVE

Sí que es duro de sacudir Heriberto Galindo, que con más de 30 años en la política, muchos de ellos como funcionario público, hasta hoy, cuando a pasos acelerados se acerca la sucesión de la gubernatura, lo estremece hasta el espamo la pobreza que siempre ha existido en Sinaloa.

Aspirante natural, dicen, a la candidatura del PRI para la gubernatura estatal, el guamuchilense a partir de, empieza una "cruzada" contra el flagelo del hambre, la ignorancia y el desamparo social, intención que evidentemente está maculada por la obviedad del proselitismo electoral.

Es un proyecto el de la fundación que promueve, de pomposo cuanto mítico título, que no alcanza a ocultar el otro, el verdadero rostro, no sólo porque chorrea demagogia, sino porque destila un hediondo oportunismo político que a pesar de la modernidad que presumen priistas es evidente no ha caído en desuso.

Apoyado en una campaña mediática amiga, el "nuevo Jesús", ofrecedor de la multiplicación de panes y peces, recorre el territorio prometiendo bonanza a los desposeídos y el milagro de paliar la pobreza de miles de sinaloenses, que ni los gobiernos del PRI, como tampoco los del PAN, han podido hacer.

En otros tiempos, que no moviera a suspicacia, dado el interés de parte que hoy guarda Galindo por ser el agraciado de cara al proceso de designación del candidato a la gubernatura, quizá a lo que anuncia se le concediera el beneficio de la duda.

Si esta campaña que se suma a la de otros igual o peor de acelerados priistas con idéntico objetivo, el diputado la hubiera emprendido "ende' que anda en el negocio" a lo mejor se creería que pudiera tener alguna pizca de humanitarismo y solidaridad social con los "hodidos" de siempre, que "for ever" han estado ahí, sin poder moverse por las lombrices y la hambruna y que hoy mágicamente son descubiertos en el rincón de los olvidados.

No es reprochable la aspiración de Heriberto Galindo, ni se debe descalificar su legitimidad, finalmente es un hombre con derechos plenos, al que tampoco puede descartarse para la candidatura, porque en política y en Sinaloa han sucedido tantas atrocidades que ya nada nos sorprendería.

Pero eso es una cosa y otra muy diferente que los políticos vengan con los mismos cuentos chinos a insultar la inteligencia de una sociedad que merece no sólo respeto, sino mejor suerte.

Porque a "vista de pájaro" de eso se trata el proyecto de la fundación, la que, sin ser adivinos, una vez resuelta la sucesión, bajo el supuesto que a su autor no lo beneficie el dedo, está condenada a morir, si es que acaso en verdad nace y crece en tanto llega el momento de las decisiones.

Ojalá me equivoque por el bien de los pobres y Heriberto Galindo pueda, si acaso todavía para entonces duro, taparme la boca con resultados exitosos de la novel organización, más allá de que no le toque ser candidato.

Mientras, parafraseando a Ricardo Arjona, a Heriberto Galindo Quiñónez déjenlo ser el aspirante perfecto, en tanto llega el "indicado".

Quienes en ese sentido tampoco cantan mal las rancheras y algunos hasta con voz de barítonos, son Diva Hadamira Gastélum y Aarón Irízar, senadores de la república ambos.

Si bien los legisladores se desplazan vertiginosamente, cruzando veredas, llanuras y valles con el mismo propósito, visitando también a los que mandan, al menos no aparentan ser los mecenas, que no son; es decir, ya admitieron por lo clarito que "Lando Buzzanca" y no requieren de los protocolos con figura de membretes filantrópicos, porque igual saben que nadie les creería.