Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

ENRAMADA

Por: Enramada -

Ahí para mañana. En donde las negociaciones no terminan de amarrarse es en el municipio de Salvador Alvarado, al interior del Partido Acción Nacional, y es que pese a que los tiempos de precampaña ya cerraron, aún no se define por género a quién va a corresponder la candidatura. El presidente del Comité Municipal del PAN, José Hipólito Arellano, aún no tiene amarrado quién pudiera ser quien los abandere, lo que genera una cierta desventaja en el municipio para el partido, por los ajustes de las candidaturas con el resto de los partidos que conforman la coalición Por Sinaloa al Frente. Por lo pronto, el PAN ya tiene a sus gallos, Armando Camacho Aguilar, Leticia Rubio y Elvia Gaxiola; esta última aspirante ha tirado intención a la candidatura que caiga, lo que quiere es aparecer en las boletas.

Las restricciones. Qué estará pasando realmente dentro de la administración municipal de Salvador Alvarado, que lidera el priista Flavio Sánchez, ya que por un lado según él aclara que no existe la ley mordaza hacia los funcionarios de la Comuna, pero los trabajadores de confianza y funcionarios contradicen su versión, ya que éstos no pueden hacer declaraciones sin tomar en cuenta al superior del Ayuntamiento. La pregunta es: ¿Ésta es la mejor estrategia para tener bien controlado lo que se dice de las actividades que se desempeñan en las diferentes direcciones, o acaso no existe la confianza en las personas que están al frente de los puestos? Porque si se trata de estar informado de todo lo que se declara, sería bueno implementar nuevas estrategias en la Coordinación de Comunicación Social, tal vez un monitoreo oportuno y con amplia cobertura en éste. Y mientras amanece, como dice el dicho, los funcionarios están siendo limitados a realizar parte de su trabajo, el cual es el informar las acciones efectuadas en beneficio de la propia Comuna y la sociedad.

El ajuste. Clara, fuerte y concisa fue la negociación que sostuvieron los habitantes de la sindicatura de Alhuey con el presidente municipal de Angostura, José Manuel “Chenel” Valenzuela López, quienes acordaron que la autoridad tiene solo dos meses para terminar el otro basurón y reubicarlo, ya que ha afectado tanto a la población, que si el alcalde junto con sus funcionarios no se fajan los pantalones y se ponen a trabajar, serán los mismos ciudadanos quienes tendrán que cerrarlo, y por cada día que duren sin abrir el nuevo lugar para depositar los desperdicios, estos mismos se irán haciendo más y más, porque no dejarán que tiren absolutamente nada al interior. Aseguran que tal vez para algunos ciudadanos que no viven en la sindicatura es una decisión fuera de lugar e injusta, sin embargo, ellos han optado por esto luego de tanto desinterés que han mostrado todas las autoridades, municipales, estatales y federales en temas tan importantes como son el medio ambiente y la salud de la ciudadanía. Quien tendrá mucho trabajo será el mismo presidente junto con el director de Obras y Servicios Públicos, pues o terminan a tiempo y reubican toda la basura, o buscan dónde poner los desperdicios por mientras.

Como el huevo o la gallina. Las que se verán en aprietos para la distribución de agua son las autoridades municipales de Mocorito, y principalmente el gerente de la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado, Fernando Nájar, y es que dice el funcionario que la gente nomás no quiere pagar pero sí les exige el servicio con calidad, pero esta situación lleva a pensar en la paradoja de quién fue primero, el huevo o la gallina, porque esto es lo que comenta el funcionario y los ciudadanos dicen que no pagan porque les llega puro aire a la llave, y ahí está el cuento de nunca acabar.