Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

ENRAMADA

Por: Enramada -

El apoyo. Con una encomienda de sanación y reparación interna del PRI en Guasave es como llega el exalcalde de Salvador Alvarado, David Miranda Valdez, a la dirigencia del Comité Municipal del tricolor en el vecino municipio. El presidente del Comité Directivo Estatal del PRI, Carlos Gandarilla García, le recalcó en su toma de protesta que estará a cargo de la administración con el fin de ser un vínculo con los sectores y organizaciones mientras se lleve a cabo el proceso de elección de la nueva dirigencia. Sin duda el trabajo que deberá realizar el guamuchilense será primero el de sanar heridas internas y detectar los liderazgos que coadyuven al fortalecimiento de su partido en el vecino municipio.

Que alguien le explique. Mientras se llevaba a cabo la sesión de Cabildo en Angostura, misma en donde se tomó el acuerdo de destituir al gerente de la Jumapaang, éste se encontraba en la ciudad de Culiacán gestionando un poco más de 180 mil pesos con la finalidad de ir avanzando en el tema de las deudas con el sindicato. En pocas palabras, le cayó de sorpresa el despido, así como el del contador de la paramunicipal. Es por todo lo antes mencionado que el ahora exgerente de la paramunicipal está exigiendo al cuerpo de regidores, así como al presidente, que se le explique claramente cuál fue la razón o el motivo del despido. Juan Guadalupe García Lópéz aclaró que durante los seis meses que estuvo al frente recibió apoyo del municipio por 370 mil pesos, mientras que al gerente anterior se le apoyó con más de 7 millones en un año y tres meses en promedio y nadie se quejó. ¿Acaso esto es cuestión de política? Mientras tanto, el extitular de la Jumapaang no se quiere adelantar y solo espera una respuesta ante su pregunta, de por qué lo despidieron.

Los cambios. Ya se acerca el nuevo ciclo de Gobierno Municipal y con ello el fin de contrato de personal administrativo y directivos, por lo que algunos funcionarios podrían estar a la expectativa, si se habrán de quedar o no en su cargo. Mientras que el alcalde actual, Carlo Mario Ortiz, que ocupará pronto el cargo de presidente, los mantiene en la zozobra, porque aún no ha adelantado información de los posibles cambios o si mantendrá una buena parte del personal que concluye contrato el próximo 31 de octubre. Lo que resulta sospechoso es la posible reducción de personal en el Ayuntamiento, con el lema de que se busca “hacer más con menos”, ¿pero no será que entre esos menos se queden los más allegados?

Una tras otra. Los que sí no se la acaban son los trabajadores de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Salvador Alvarado (Japasa), pues donde menos piensan ya tienen trabajo qué hacer, pues en varias zonas de la ciudad tienen fugas, colapsos, falta de agua y hasta tanques descompuestos, pero qué suerte la del gerente de la Junta, Manuel Beltrán Urías, pues tantos años que no se trabajó en este rubro y ahora le vienen a dar lata todos los inconvenientes, y es que con el uso de las redes, como lo bombardean, pues exigen que se les dé buen servicio, porque les piden que se regularicen con el pago, pero piden buen servicio, así que a trabajar se ha dicho, porque si trabajan bien la gente pagará, y si no, pues en su suerte lo hallará.