Opinión

¿Con cuál Elena nos quedamos?

DESDE LA BARRERA

Por  Eduardo del Río

Elena Poniatowska cuenta con la calidad moral, trayectoria y reconocimiento internacional para que sus comentarios trasciendan y sean tomados en cuenta. Aún más si se trata de un análisis crítico sobre el proyecto político del presidente Andrés Manuel López Obrador, que ella misma ha apoyado y defendido en distintos momentos.

En una entrevista con el periodista Edmundo Cázares, difundida la tarde de este lunes a través de Índice Político, quien atinadamente ganó una nota cuyo contenido marcará un parteaguas dentro de la llamada Cuarta Transformación, la escritora hizo una serie de señalamientos que, sin duda, no tardaron mucho tiempo en llegar a Palacio Nacional.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

“Señor presidente, ya párele a las mañaneras porque han provocado un hartazgo y nos tienen a todos al borde de la irritación y confrontación nacional”, sostuvo la ganadora del Premio Cervantes de Literatura. Si bien podría parecer una obviedad y su afirmación no dista de lo que muchos analistas han repetido respecto a la comunicación presidencial, la declaración de la afamada escritora y periodista tiene un peso distinto.

En la charla con el reportero Cázares, Elena Poniatowska, en resumen, reconoce que el presidente López Obrador ha dividido a los mexicanos, que muchos de los periodistas que asisten a las conferencias matutinas hacen preguntas a modo, que, más allá de la comunicación, lo que importa son los resultados y que este ejercicio cotidiano no le favorece al país, además de ser contraproducente para el propio mandatario.

Frente a la ola de comentarios que surgieron al darse a conocer lo dicho por Elena Poniatowska, otro periodista, Luis Cárdenas, en su espacio informativo de MVS Radio, buscó la opinión de la escritora. Mucho más precavida, la autora de un sinnúmero de ensayos, novelas, crónicas, biografías y poesía, hizo una defensa de las conferencias presidenciales. Se trata, dijo, de una “nueva forma de información, muy valiosa y muy válida y creo que los periodistas la apreciamos, claro que sí”. 

Dos visiones sobre un mismo tema. Una, la primera, mucho más crítica y coincidente con el sentir de periodistas, académicos y servidores públicos de distintas tendencias. Será esta, no cabe duda, la que quede en el registro y alimente las crónicas en las próximas semanas.

Durante el diálogo con el colega Luis Cárdenas, Elena Poniatowska buscó desestimar la entrevista con Edmundo Cázares. “Él pone de su cosecha”, dijo. Sin embargo, la grabación de esa charla da fe de la existencia de una crítica que debe ser percibida como oportuna y sana para el país, particularmente en un momento clave en el que la confrontación en nada abonará para salir adelante frente todos los retos que este 2021 nos traerá.

Segundo tercio. Hoy se abre un nuevo capítulo en la compleja historia de la relación con Estados Unidos. Un tono mucho más institucional y el regreso de los mecanismos tradicionales de diálogo marcarán el inicio de esta etapa.

Tercer tercio. Si existe un país con una diplomacia preparada para cohabitar con Estados Unidos es precisamente la mexicana. No cualquier nación podría coexistir con, hasta hoy, la primera potencia mundial teniendo en común más de 3 mil kilómetros de frontera, una economía que se complementa, cientos de acuerdos bilaterales y desafíos cotidianos que nutren nuestra agenda de diálogo.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo