Opinión

Punto de ebullición en América Latina

DESDE LA BARRERA

Por  Eduardo del Río

Algo sucede en América Latina que en los últimos meses el denominador común ha sido la inestabilidad política en distintos puntos de la región, aunado a una economía cada día más estancada. Los diferentes modelos —progresistas y conservadores— no han funcionado, y este fracaso se ha traducido en movimientos sociales que han tenido expresiones tan lamentables como el episodio golpista de este fin de semana en Bolivia.

Ese punto común, el más obvio por lo menos, es la creciente desigualdad que prevalece en las naciones que, como Chile, Brasil, Colombia o México, eran presentadas hasta hace poco como casos de éxito en la esfera global.

Las políticas de desarrollo en la región han sido claramente fallidas. El crecimiento está ausente desde hace al menos siete años, de acuerdo con la Cepal, organismo de Naciones Unidas que recientemente revisó a la baja sus estimaciones para el PIB del continente (0.1 % en 2019).

La desaceleración del comercio global y la baja de los precios de las materias primas han sido las principales causas de esta realidad. Al evidente estancamiento económico se suma una profunda crisis de representatividad de los distintos Gobiernos en América Latina y del Caribe.

Explosiones sociales en Chile y Ecuador, el regreso del peronismo en Argentina, el golpe de Estado en Bolivia, la ultraderecha en el poder en Brasil, una de las peores dictaduras del mundo en Venezuela, el impresentable Gobierno en Nicaragua, la ausencia de una transición democrática en Cuba, el paulatino derrumbe del Gobierno de Iván Duque en Colombia, la reciente crisis constitucional en Perú y la falta de rumbo ideológico en México son muestra de lo que acontece en el continente.

Los hechos en Bolivia resultan de las ambiciones dictatoriales del presidente depuesto, de una oligarquía local profundamente racista y de un Ejército con una larga tradición golpista.

Evo Morales desafió las instituciones de su país, hizo caso omiso a la voluntad de la mayoría de su pueblo que le pidió no contender por un cuarto mandato y, con la complicidad del Tribunal Electoral, sembró una de las mayores dudas de fraude en los recientes comicios presidenciales.

Bolivia paga el precio de los excesos de un líder autoproclamado como progresista, cuyo ejercicio en el poder se asemejó más a los regímenes dictatoriales que combatió que a la izquierda que pretendió enarbolar.

Segundo tercio. La diplomacia mexicana está de regreso en América Latina. El asilo otorgado a Evo Morales ha sido uno de los principales gestos que la comunidad internacional haya tenido frente a la crisis en Bolivia. Contribuirá, sin duda alguna, a distender las tensiones. Destaca la complicada labor para traer al ahora expresidente tras la negativa de Bolivia, Perú, y Ecuador de abrir sus espacios aéreos para que el avión mexicano pudiera sobrevolar esos países.

Destacó la pericia del embajador de México en Brasil, José Ignacio Piña, cuya intervención fue definitiva para que la aeronave pudiera pasar por ese territorio.

Tercer tercio. Nada gustó en el Gobierno de la CDMX la corrección pública que hiciera la embajadora de México en EUA, Martha Bárcena, a Claudia Sheinbaum, tras un tuit publicado por la funcionaria capitalina en el que se refiere a la crisis en Bolivia.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo