Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El Chapo

DESDE LA CONFRATERNIDAD

"Creo que es más valiente el que vence a sus deseos que aquel quien vence a sus enemigos, porque la victoria más grande es sobre uno mismo" (Aristóteles)……Carlos Loret de Mola es un joven periodista de escasos 40 años que dirige todas las mañanas un programa noticiero de televisión y los miércoles por la noche participa en una sección titulada Tercer Grado, junto con otros connotados periodistas analizando temas de interés general. Desciende de una familia de abolengo del estado de Yucatán. Su abuelo, don Carlos Loret de Mola, fue gobernador del estado en el periodo 1970 a 1976 y murió trágica y sospechosamente en una carretera del estado de Michoacán. Escribió varios libros, de los cuales conservo en mi biblioteca particular: Confesiones de un Gobernador, Los Caciques, Mil Días de Quetzalcóatl, Que la Nación me lo Demande y Los Últimos 91 Días. Su padre, Rafael Loret de Mola, ha dedicado parte de su vida a denunciar que la muerte de don Carlos no fue un accidente sino un acto premeditado, y de él guardo los libros de su autoría, titulados: Presidente Interino, Denuncia, Radiografía de un Presidente y Las Entrañas del Poder. El joven Carlos Loret de Mola escribe en el periódico EL DEBATE de Culiacán una columna muy leída y a la que hoy quiero referirme. El pasado mes de mayo Carlos Loret escribió tres artículos, cuyo tema fue un Chapo muy conocido nacional e internacionalmente. Estos artículos fueron leídos por internet por más de 10 000 lectores cada uno, a diferencia de las publicaciones ordinarias del mismo periodista que sólo recibieron la visita de 150 a 200 personas. La columna Desde la Confraternidad, que aparece semanalmente en la edición de Guamúchil, con colaboraciones de mi gran amigo José Humberto Choza y de un servidor, a duras penas alcanza los 100 seguidores que leen el artículo por internet; por lo anterior, he considerado que a partir de hoy mis colaboraciones quincenales serán dedicadas al Chapo, con lo cual espero batir récord de asistencia en la página de EL DEBATE. Después de esta delicada decisión, mi duda es: ¿de cuál Chapo hablo? Mi compadre José Luis "Chelis" Aguilar es capaz de mandarme matar si publico un pasaje de su vida que lo comprometa, y vaya que tengo material para varios días. De mi compadre Juande Choza sería incapaz de relatar lo que con el tiempo sé de él, aunque en el fondo me brote el deseo de hacerlo; de mi compadre Checho Soto, Dios me libre, el último golpe me lo daría a la salida a Culiacán. De mi amigo Marco Antonio "Chapo"Inzunza, ni pensarlo, estará corto de estatura pero me pone barcino a trancazos. De su hermano Ponchín, sería un suicidio, su calidad de diputado federal con fuero constitucional lo vuelve intocable. El Chapo Isaac Santos me retiraría el habla. De mi cuñado Francisco "El Chiquito" Soto, olvídenlo, me las tendría que ver con mi mujer. En conclusión, y hecho este exhaustivo análisis que no me genera mucho material, sólo me queda continuar escribiendo sobre pasajes diversos de Guamúchil y resignarme a mantener la reducida audiencia que tan gentilmente nos visitan a través de la página de EL DEBATE y me evito problemas.

[email protected]