Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

'El Chayo'; las preguntas

ITINERARIO POLÍTICO

No, no es un asunto menor el engaño oficial que llevó a Alejandro Poiré y al propio Felipe Calderón a declarar muerto a Nazario Moreno González "El Chayo", fundador de "La Familia Michoacana" y de "Los Caballeros Templarios".

Y no es menor porque si en un tema tan delicado —como la muerte de uno de los criminales más buscados—, el gobierno de Calderón engañó a los ciudadanos, entonces podemos suponer que el recurso del engaño también se utilizó en otros casos de presuntos criminales abatidos y/o en otros temas de igual o mayor importancia.

Y tampoco basta con un vulgar "usted disculpe", como el externado por un mediocre servidor público como Alejandro Poiré. No, en realidad el tema de la mentirosa muerte de "El Chayo" y la supuesta muerte de otros criminales abatidos, amerita una profunda investigación y el castigo a los mentirosos. Por eso las preguntas.

¿De quién fue la "brillante" idea de "pararse el cuello" con una mentira como la supuesta muerte de "El Chayo"? ¿Será cierto que es el caso de "El Lazca", supuestamente abatido y cuyo cadáver nunca apareció? ¿Será que se trató de un montaje como el de la secuestradora francesa, Florence Cassez? ¿Cuántos montajes de esa naturaleza existen? ¿No son parte de esos montajes la acusación, proceso penal y cárcel decretadas en el gobierno de Calderón contra militantes como el general Tomás Ángeles Dauahare —subsecretario de la Sedena—, y de los generales también de alto rango, Roberto Dawe González, Ricardo Escorcia Vargas y Rubén Pérez Ramírez, los que una vez que llegó el gobierno de Peña Nieto resultaron absueltos y fueron liberados con otro grosero "usted disculpe"?

¿Por qué un gobierno como el de Felipe Calderón, que surgió del PAN, que siempre cuestionó la mentira, el engaño, la corrupción y la ineficacia de los gobiernos del PRI, terminó por ser un gobierno corrupto, ineficaz y que recurrió a la mentira y el engaño a la sociedad en casos como el de "El Chayo"; como el de la secuestradora francesa y los militares injustamente encarcelados? ¿Cuántas muertos más que supuestamente abatió el gobierno de Calderón, hoy gozan de cabal salud? ¿Cuántas perversidades como la de la secuestradora francesa se cometieron en el gobierno de Calderón? ¿Cuántos mexicanos más también fueron víctimas de la persecución política disfrazada de persecución penal, como el caso de los generales encarcelados? ¿No será que mañana nos van a salir con que está vivo el fundador de "Los Zetas", a quien incluso construyeron un mausoleo? ¿Qué otras mentiras de Estado vamos a descubrir —por ejemplo—, en casos como los de Oceánica, Pemex, el SNTE y la señora Gordillo? ¿Qué tiene que decir y qué va a decir sobre las escandalosas mentiras el señor Calderón, que gusta de abrir la boca por cualquier cosa?

¿A poco Felipe Calderón, Alejandro Poiré, Genaro García Luna, Guillermo Galván Galvan; Mariano Francisco Saynez Mendoza o Guillermo Valdés Castellanos y Arturo Chávez Chávez no sabían que era una mentira la muerte de "El Chayo"? ¿Por qué ni el presidente de la República, ni los secretarios de Gobernación, Seguridad Pública, Defensa, Marina, y los titulares del Cisen y la PGR se atrevieron a decir la verdad? ¿Será cierto que engañaron al presidente? ¿Será cierto que Felipe Calderón fue engañado y manipulado por sus subalternos? ¿De verdad nunca se dio cuenta del engaño? ¿Si no engañaron a Calderón, y si el presidente sabía el engaño de "El Chayo", por qué el presidente se prestó a engañar a los ciudadanos?

¿Si eran tan malos los servicios de inteligencia del Cisen, como para prestarse a montar un engaño como el de la supuesta muerte del "Chayo", por qué nadie ha fincado responsabilidad en los malos servidores públicos? ¿Quién va a sancionar a toda la cadena de mentirosos que se aventaron la puntada de decir que habían abatido a "El Chayo", cuando el criminal seguía secuestrando, extorsionando, matando? ¿Quién será el valiente que ordenará una investigación? ¿La ordenará Enrique Peña Nieto; de oficio la iniciará la PGR; la llevará a cabo el Congreso? ¿O será que veremos de nueva cuenta la impunidad de malos servidores públicos, sean del PAN —como es el caso—, sean del PRI o del PRD? ¿Será que son impunes los ex secretarios del gabinete anterior? ¿Será que el ex presidente Calderón no recibirá siquiera una llamada de atención de la sociedad agraviada? ¿Dónde está el Congreso en todo esto?

Sí, los expresidentes y exsecretarios de Estado, exlegisladores y exministros de la Corte deben ser llamados a cuentas, cuantas veces sea necesario, por sus errores, mentiras y omisiones. ¿O no? Al tiempo.

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx