Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El Dios único

COMPÁS Y ESCUADRA

Un templo puede estar lleno de feligreses, y todos le rinden culto aparentemente a un mismo Dios, al cual nombran por el mismo nombre, y profesan aparentemente también la misma religión; pero en realidad esto no es así, porque cada quien posee diferentes grados de comprensión intelectual y capacidad emotiva, lo cual los hace percibir diferentes dioses con un sólo nombre y forma, esto igualmente se observa en la religión que profesan.

La fe se fundamenta en experiencias vivenciales anteriores que fueron comprobadas concreta y objetivamente por la lógica de tu razón, y que te indica la potencialidad de una posible realización de aquello que pretende tu fe; pero cuando no es así, no es fe, sino una creencia cuyo fundamento es la nada o fantasía generada por una necesidad psicológica para soportar la realidad de la vida.

Una gran mayoría de personas religiosas aceptan la existencia de Dios no por la fe personal, sino por una creencia sustentada en palabras ajenas. Tomar al universo como una prueba tangible y concreta de la existencia de Dios, no es precisamente una prueba de ello. Todo intento de comprender a Dios, remite al hombre, porque sólo es posible comprenderlo en su relación con el hombre mismo; "según" la Biblia, el hombre fue hecho a imagen y semejanza de Dios, de modo que el hombre es el espejo donde podemos ver "algo" del reflejo de Dios.

Todos los dioses que el hombre ha tenido y tiene, sólo son atributos o facetas de un Dios único que ha ido evolucionando según el pensamiento del hombre hasta la actualidad.

Dios es inefable e incognoscible, por su naturaleza incorpórea; Dios existe en la mente del hombre más que como una idea, como el ideal más perfecto que es capaz de imaginar, y espera como una semilla en tierra fértil, para cobrar realización y manifestación concreta y objetiva "en" y "por" el hombre mismo. Dios sólo existe uno, y es aquel que vuestro corazón y mentes son capaces de comprender por esfuerzo propio, no por ideas o palabras ajenas.

[email protected]