Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El Don de Piedad

LA VOZ DEL PAPA

1) Para saber. El Papa Francisco consideró la importancia del Don de Piedad, pues tiene que ver con quienes somos. Cuando damos nuestro nombre y apellidos, estamos nombrando de quiénes somos hijos. Nuestras relaciones son parte de nosotros. Con Dios tenemos una relación más fuerte que con cualquiera. Además de que nos creó, quiso que fuéramos sus hijos. Ello fue gracias a la Encarnación del Hijo de Dios. Como decía san Atanasio, el Hijo de Dios se hizo hombre, para que el hombre se hiciera hijo de Dios.

Aquí entra el Don de Piedad que indica nuestra pertenencia a Dios y nuestra relación profunda con Él, que da sentido a nuestra vida y que nos mantiene firmes en todo momento.

2) Para pensar. Una historia muy conocida muestra la confianza de un hijo a su padre. Es la del excelente cazador Guillermo Tell y su hijo Gualterio. Ellos vivían en la región de los Alpes. Gobernaba el orgulloso Gessler, quien llegó al extremo de mandar hacer una reverencia ante su sombrero que colgó en la plaza. Guillermo lo ignoraba y fue apresado por no hacerla. Gessler, queriéndose divertir, le propuso: si quería salvar a su hijo del calabozo debía demostrar su puntería partiendo una manzana sobre la cabeza de Gualterio a una distancia de cien pasos. Guillermo se negó a exponer a su hijo. Sin embargo, Gualterio le dijo: "Ten confianza que yo esperaré la flecha sin miedo". El pueblo esperaba en silencio. Guillermo pidió dos flechas y disparó una... La flecha cortó el aire y partió la manzana sin tocar un pelo de Gualterio. Todos gritaron de júbilo. Cuando Gessler le preguntó por qué pidió dos flechas, Guillermo contestó: "Si hubiera matado a mi hijo, la segunda flecha era para ti, y esa no la hubiera fallado". Gessler calló y aprendió la lección.

3) Para vivir. El Don de Piedad nos da sentimientos de confianza a Dios para ponernos en sus manos.

Cuando el Espíritu Santo nos hace percibir el amor de Dios por nosotros, nos calienta el corazón y nos mueve a orar y agradecer. Por ello este Don cambia nuestra vida y nos llena de entusiasmo y de alegría.

([email protected])