Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El Don de consejo, acudir al Espíritu Santo

LA VOZ DEL PAPA

1) Para saber. El papa Francisco ha querido profundizar en los siete dones del Espíritu Santo. El pasado miércoles trató del Don de Consejo.

Consideraba lo valioso e importante que es en los momentos más delicados poder contar con el consejo de personas sabias. Y qué mejor consejo que el de Dios mismo, que ilumina nuestro corazón para saber el modo justo de hablar, de comportarnos y el camino que debemos seguir.

El Espíritu Santo desde nuestros corazones orienta nuestros pensamientos y sentimientos. Por ello el Papa aconseja orar, rezar, hablar con Dios.

2) Para pensar. El papa Francisco recordó su tiempo como confesor en Argentina. Sucedió que en el santuario de Nuestra Señora de Luján: "Estaba en la cola un muchachón, todo moderno, con aros, tatuajes y todo lo demás. Vino para decirme lo que le pasaba, era un problema grande, difícil… y me dijo: 'Le he contado todo esto a mi madre y ella me dijo, "Ve a lo de la Virgen y ella te dirá lo que tienes que hacer"...'. Estaba allí una mujer que tenía el don del consejo. No sabía cómo salir del problema del hijo, pero le indicó el camino justo. 'Ve a lo de la Virgen y ella te dirá'. Este es el Don del Consejo, dejar que el Espíritu hable. Y esa mujer humilde y simple le dio a su hijo el consejo más verdadero, porque este muchacho me dijo: 'Hablé con la Virgen y ella me dijo: "Tienes que hacer esto, esto y esto". Y yo no tuve necesidad de hablar. Todo lo hicieron la mamá, la Virgen y el joven. Hay que pedirle al Espíritu Santo para uno mismo, para los demás y, sobre todo, para quienes dirigen las almas.

3) Para vivir. Con el Don de Consejo conocemos de manera rápida y segura cuál es la voluntad de Dios. ¿Cómo nos llegan sus consejos? No suele ser con una voz física. Más bien habrá que preguntarnos: en esta situación, ¿cómo querría Dios que actuara?, ¿cómo cumpliré su voluntad? La luz vendrá a nuestras mentes y sabremos actuar.

Si no buscamos sinceramente cumplir la voluntad divina, es como si nos tapáramos los oídos con las manos. El papa Francisco nos recuerda que orar es la condición esencial para tener este don.

([email protected])