Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El Ingenio

Sacarle la vuelta. Dicen que la presidenta del Partido Sinaloense en Ahome, Marisol Morales Valenzuela, no se “agüita” por el hecho de que la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolviera que no podrán postular candidatos propios para diputados federales y senadores porque no tienen registro nacional.

Y es que el presidente estatal del PAS, Héctor Melesio Cuen Ojeda, le sacará la vuelta a esa limitante con la alianza que pudiera hacer con alguno de los partidos que sí tienen el registro federal.

¿Con cuál será? Se menciona que Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, es una opción, pero que el abanico está abierto. Es más, se pueden dar el lujo de “chiquearse”, ya que son la segunda fuerza electoral en Sinaloa. Y pues Morales Valenzuela no pierde la esperanza de ser candidata a la diputación federal.

Afiliación. Los que parece que ya amarraron la alianza con Morena son los del Partido del Trabajo. Estos, por el momento, van con Andrés Manuel López Obrador. Y ya están trabajando para el 2018 y una muestra es que el presidente del PT en Ahome, Mario Hilario Flores, trae un activismo que no se le veía ni cuando estaba como regidor. Hasta lo ven con carpeta en mano con paquetes de credenciales del instituto político.

Es la credencialización pues. Se dice que el número de credenciales que extenderá alcanzarán las 12 mil. Quienes escuchan mencionar esa cifra no dejan de exclamar ¡tantas!. “Así como lo oyen”, les contesta el líder de los petistas en Ahome.

Dimes y diretes. Los regidores del Panal, Horacio Álvarez, y de Morena, Rubén Medina, se pegaron un cierre con el regidor priista Juan Pablo Rodríguez Cuadras en la sesión de Cabildo de antier.

Con una misma tonada, Álvarez y Medina se quejaron de que no los tomaban en cuenta para las reuniones de las Comisiones Unidas del Cabildo. En una palabra, denunciaron que eran excluidos.

Sin embargo, los regidores priistas les respondieron con lumbre. Rodríguez Cuadras les expuso que todo el tiempo los han invitado, pero no asisten a las reuniones. Con esto prácticamente la alegata concluyó.

Parentela. El que no se la acabó en la sesión de Cabildo fue el regidor de Morena, Rubén Medina. ¿Por qué? En uno de los puntos tratados se puso a consideración la solicitud de apoyo para la Fundación Caminemos Unidos. Era de 8 mil pesos mensuales.

Medina defendió el punto, pero como ya lo traen entre “ceja y ceja” algunos regidores le echaron en cara que el dirigente de esa organización era su primo, por eso se mostraba tan interesado en que se le apoyara.

Un color se le vino y otro también al regidor morenista porque salió a relucir que estaba en el cabildeo por apoyos económicos a favor de su familiar.

Acomodado. Los tiempos le empezaron a favorecer al exoficial mayor de Ahome, Luis Alfonso Bojórquez. En el sexenio pasado se autoexilio de Ahome porque no agarró nada, además la Federación de Abogados de Sinaloa se dividió y Carlos Roberto Valle Saracho se erigió en el líder de una de las alas de esa organización con todo el respaldo de quienes mandaban en tercer piso de Palacio de Gobierno. Se fue el sexenio malovista y todo parece indicar que los papeles se voltearon.

Luis Alfonso, Melquiades Cervantes, Luis Roberto Sánchez, Ricardo Beltrán Verduzco, entre otros, revivieron en el actual sexenio y Valle Saracho mantiene una relación tirante con quienes gobiernan, sobre todo con el secretario general de Gobierno, Gonzalo Gómez Flores. Y es que la FAS sí les da a los abogados: Luis Alfonso Bojórquez despacha ya como coordinador ejecutivo del Conalep 2.