Opinión

El Ingenio

Por  El Ingenio

Hilda Rodrigo es la nueva directora del Sistema DIF Ahome.(Javier Padilla/ EL DEBATE)

Hilda Rodrigo es la nueva directora del Sistema DIF Ahome. | Javier Padilla/ EL DEBATE

El relevo. Rápido, para llenar el vacío, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, nombró a Hilda Rodrigo Ochoa como nueva directora del DIF tras la renuncia de Gladys Fabiola Santana Cota que ya no estaba conforme por las acciones que atentaban contra la dignidad de una servidora pública. Sólo Santana Cota y sus más cercanos saben a lo que se refiere, pero Chapman centró el caso en que se fue por motivos personales y familiares. Es más, se habla que la estrategia que definieron es ya ni mencionar a Santana Cota, figura importante en la campaña electoral que terminó con el triunfo de Chapman que le reconoce que por ese trabajo que hizo se ganó esa posición. Lo que sí es que unos y unas se van en forma voluntaria del gobierno chapmista horrorizados por el trato que les dieron.

Campaña. Viendo que Gladys Fabiola Santana Cota les provocó un daño de imagen superior al que estimaban por la forma en que renunció como directora del DIF de Ahome, los operadores del alcalde Guillermo “Billy” Chapman decidieron poner en marcha una campaña de ataques contra la hoy exservidora pública del gobierno municipal. No es sorpresa porque algunos preveían que estaban tentados a hacerlo, pero los que están al servicio de Chapman están calculando mal, ya que si torean a Santana Cota, esta los puede zarandear al transparentar su salida: dar los detalles de las causas de su renuncia, que a consideración de un amplio sector de ahomenses lo debe de hacer.

La campaña la centraron en que Santana Cota renunció tras perder el candidato que traía para la sindicatura de El Carrizo, Rogelio Rodríguez, a quien supuestamente canalizó un sinfín de apoyos. Que ella y el líder morenista Rodrigo Sánchez operaron en contra de la línea de Palacio Municipal que era Francisco Leyva, quien fue el ganador. La idea es ubicar su salida a la derrota que tuvo en la elección para síndico y no por las situaciones “que atentan contra la dignidad de una servidora pública”.  

Los ganones. Solo los acopiadores, que a la misma vez tienen el liderazgo de los trigueros en el Valle del Carrizo, se ufanaron del precio y las condiciones que negociaron con el gobierno federal de la comercialización de la tonelada del rubio cereal. Por eso, los dirigentes Manuel Hernández, Ramón Leyva y Pedro Esparza no contagiaron su entusiasmo a los productores que más que agradecerles su gestión se la reprochan porque los 5 mil 790 pesos por tonelada hasta las 100 toneladas no les da la utilidad suficiente como para que la actividad les sea rentable. Los trigueros calculan que por algo Hernández, Leyva y Esparza celebran ese acuerdo, ya que son bodegueros, los que históricamente son los ganones. ¿Y Baltazar Hernández, el líder de la Unión de Productores Agrícolas del Valle del Carrizo? Dicen que está completamente desplazado.

El aumento. Dicen que la voracidad por el dinero, para que se hable que son eficientes en recaudación, el gobierno municipal logró que los regidores les aprobaran un aumento del 4% en las tarifas mensuales de uso de piso en la vía pública a los vendedores. El regidor panista Alfonso Pinto Galicia leyó el dictamen como si fuera una gracia. Los vendedores en la vía pública están que trinan tras saber el aumento. Algunos dijeron que este gobierno no tiene llenadera. Y ya tiene el brazo ejecutor: el equipo SAT, los corridos de esa dependencia federal.

Disparejos. Algunos critican al regidor del PAS Fernando Arce por votar en contra de la creación del Departamento de Cobranzas, pero otros se lo reconocen porque es crear más estructura burocrática. Además, no cortaron con la misma tijera, ya que le habían rechazado a la síndica procuradora Angelina Valenzuela ampliar su estructura.