Opinión

El Ingenio

Por  El Ingenio

Piden que se investiguen anomalías al interior del Palacio Municipal.(EL DEBATE)

Piden que se investiguen anomalías al interior del Palacio Municipal. | EL DEBATE

Disimulo. Si el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, cesó a Jaime Beltrán como tesorero; a Luis Felipe Villegas como gerente general de la Japama, entre otros más, por “pecata minuta”, muchos ya le encontraron sentido al hecho de que no lo haga con los funcionarios que ya fueron sorprendidos haciendo negocio con el erario. Incluso, que podrían haber incurrido en un delito.

Se habla que todo hace indicar que Chapman no actúa en contra de estos porque ya sabía de esas operaciones en la que negocios de los funcionarios son proveedores de la comuna. Así, ¿dónde quedó su discurso moralista? ¿Por qué? Muy simple: se va con todo contra los priistas y panistas de administraciones pasadas, pero no contra los suyos.

La conclusión que llegan no pocos es que si por Chapman fuera, el director de Comunicación Social, David Membrila; el director de la Unidad de Inversiones, Paúl Corona, y el director de Promoción Económica, Arturo Mercado, siguieran todo su trienio haciendo negocio con el erario. Ni siquiera para despistarla, el alcalde los ha tocado ni con el pétalo de una rosa.

Exigencia. Por eso, es lógico que los sectores de la sociedad ahomense exijan al alcalde Guillermo “Billy” Chapman la separación de sus colaboradores señalados de ser proveedores de la comuna. Las evidencias parecen ser tan contundentes que el presidente de la Coparmex, Jorge López Valencia, no le saca la vuelta para señalar que eso parece ser corrupción.

Es más, el líder patronal hasta es flexible al plantear que sólo se les separe de sus responsabilidades en tanto se realiza la investigación y se tiene el resultado. ¿Le pondrá oído el alcalde? La respuesta es que no, tomando en cuenta la reacción que tuvo cuando se le señaló a su director de Comunicación Social, David Membrila, del negocio que hacía con Radio Conecta, y aunque modificó su postura cuando salió a relucir el negocio de su director de la Unidad de Inversiones, Paúl Corona, y su director de Promoción Económica, Arturo Mercado, de todos modos no actuó. Que se esperará a la investigación que no la ordenó él, sino que está en marcha por las denuncias ciudadanas de manera formal de esos casos ante la síndica procuradora Angelina Valenzuela.
 
Calladitos. A los regidores del Partido del Trabajo parece ser que les comieron la lengua los ratones porque se quedaron “sin habla” ante la pasividad del alcalde Guillermo “Billy” Chapman y los negocios que hacen del erario sus funcionarios. El coordinador de los regidores del PT en Ahome, Raymundo Simons, ni siquiera por asomo tiene la intención de citar a conferencia de prensa para fijar su posicionamiento en ese tema, como sí lo hizo cuando pugnaba por la caída de Andrés Estrada Orozco como secretario de la comuna. La causales para pedir el cese se antojan más fuertes y contundentes con los funcionarios señalados de ser proveedores que las enarboladas con Estrada Orozco. Pero se habla que como no quieren molestar al “señor Chapman”, mejor se quedan calladitos en el caso de los funcionarios que hacen negocio con sus empresas que saquean el erario en forma directa o a través de sus familiares. Y muy en ello se jactan de ser el gobierno de la transformación. Sí cómo no.

En vano. El coordinador de Programas Federales Integrales en Sinaloa, José Jaime Montes, perdió credibilidad entre los líderes de los productores de maíz y trigo. Ya algunos dicen que no tiene caso sentarse con él porque no resuelve nada. Un claro ejemplo es el de los trigueros que ya están entregando la cosecha sin tener ninguna certeza del pago. Ni siquiera han firmado los contratos. Pero Montes sale con que todo va a ser diferente en el próximo ciclo agrícola. Qué consuelo.