Opinión

El Ingenio

Por  El Ingenio

Billy Chapman, alcalde de Ahome.(EL DEBATE)

Billy Chapman, alcalde de Ahome. | EL DEBATE

Lo que sigue. La cuenta regresiva inició en el Congreso del Estado para lo del juicio político contra el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman. Desocupados de los nombramientos de los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia, del titular del Órgano de Control Interno de la Fiscalía General del Estado y el titular de la Comisión de Atención Integral a Víctimas, los diputados locales de la Comisión de Puntos Constitucionales y Gobernación le entrarán al estudio de las solicitudes que hicieron líderes de organizaciones sociales en contra del alcalde ahomense.

Incluso, se habla que en el mismo paquete irá la solicitud que hizo el propio Chapman en contra de la síndica procuradora Angelina Valenzuela. Se habla que dentro de la comisión que determinará si procede o no el juicio contra Chapman, la posiciones están divididas, pero en referencia a lo de la síndica procuradora hay consenso en que no pasará, sobre todo de las mujeres diputadas que integran la comisión.

Consentimiento. Atrapado en sus propios pecados y la de sus colaboradores, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, todos los días ejercita su catarsis: no deja pasar un evento público para enfundarse en el discurso anticorrupción, pero para “quemar” a los de la administraciones pasadas de priistas y panistas y tratar de echarle tierra a los señalamientos en contra de sus propios funcionarios, que todo hace indicar que hasta en delitos incurrieron por meterle mano al erario al ser proveedores de la comuna.

¿Por qué sólo hace acusaciones de presuntas irregularidades contra los servidores públicos del pasado y ni una línea le dedica a los suyos que ya fueron sorprendidos haciendo negocio con el tesoro público? ¿Por qué defiende la operación de la adquisición de las ambulancias cuando a todas luces la licitación tiene el tufo de amañada y leonina? Eso por decir los casos más recientes, pero hay sembrados muchos otros desde que asumió el poder. Algunos dicen que porque esas operaciones tienen su consentimiento.    

Atención de cuarta. Los reclamos al alcalde ahomense están por todos lados por su falta de resultado en la solución de los problemas. Dicen que Chapman se la da de muy “salsa”, pero como “no da con bolas” se la pasa culpando a las administraciones pasadas de dejarle un desastre. Pero ese discurso ya no le está pegando al alcalde, como tampoco a los de las administraciones pasadas que recurrieron también a culpar a los anteriores gobiernos así hayan sido del mismo color.

Como prueba de que ese discurso “golpeador” y de “lavado de manos” no le está dando resultados a Chapman, fue lo que ocurrió ayer en la sesión de Cabildo, donde una vecina de la colonia Ferrocarrilera irrumpió para reclamarle la falta de solución al drenaje que ya provocó enfermedades en su familia.

Al final del desahogo de la mujer, Chapman la remitió con su secretario particular Aníbal Rubio, que al atenderla sólo le sugirió que se calmara y que fuera a la Japama a volver a poner el reporte. ¡Vaya atención que le dan a los ciudadanos! De cuarta. La mujer salió de Palacio Municipal más desmoralizada que como llegó. Ya más tarde, cuando llovieron las críticas, personal de Japama fue a la colonia.

Sin rectificar. La tesorera Ana Ayala Leyva siguió con la misma escuela: viola el procedimiento de la revisión de la cuenta pública al remitírsela a la síndica procuradora Angelina Valenzuela fuera de los tiempos establecidos por la ley. Que se dé de santos Valenzuela que se la remitió, pero algunos aducen que sólo para taparle el “ojo al macho”.

El que les echó en cara esa irregularidad es el regidor del PAS, Fernando Arce, que hasta pegó una cartulina en su espacio en la sesión de Cabildo con el artículo de la ley que se estaba violando. El alcalde y regidores “levantadedos” ni caso le hicieron. No es novedad.