Opinión

El Ingenio

Por  El Ingenio

El alcalde de Ahome, Billy Chapman, y el gerente general de Japama, Guillermo Blake, en rueda de prensa.(EL DEBATE)

El alcalde de Ahome, Billy Chapman, y el gerente general de Japama, Guillermo Blake, en rueda de prensa. | EL DEBATE

Las mentiras. Con tal de evadir responsabilidades, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, se puso el huarache antes de espinarse de la peor manera en la caso de la muerte de un trabajador de la empresa recolectora de basura PASA al caer el camión en que laborada a un socavón en la colonia Álamos 1: mintiendo y echándole la culpa a las pasadas administraciones municipales. Es decir, lavándose las manos, como es su especialidad.

Su intención se traslució en la conferencia de prensa a la que citó ayer para endilgarle la responsabilidad de ese accidente a las pasadas administraciones que no repararon ese problema pese “a recibir multimillonarios recursos” que no se sabe a dónde fueron a parar. Sin embargo, el señalamiento lo hace al aire, sin presentar pruebas, lo que dio la percepción a no pocos que lo hizo para salir al paso, lo que no le salió.

Exhibido. El señalamiento que hizo Chapman en contra de las pasadas administraciones de que recibieron “multimillonarios recursos”, pero que no resolvieron el problema en la colonia Álamos 1 quedó hecho añícos con la información que proporcionó en la misma conferencia el gerente general de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome, Guillermo Blake Serrano. Chapman se hizo bolas solo, quedó exhibido ahí mismo.

Blake Serrano reveló que el problema de la tubería de agua rota estaba identificado en el 2018, se solicitó recursos del Fonden, pero los recursos no llegaron. ¿Entonces de dónde saca Chapman que llegaron los recursos para reparar ese problema si su propio gerente general de Japama está confirmando que no aterrizó ese dinero para ese fin? Incluso, Blake Serrano asegura que no se delimitó el área de riesgo, pero ya va para el año y ellos tampoco lo hicieron.

Por más que le busquen, Chapman ni Blake Serrano se escapan de responsabilidades. Dicen que con la propia información que ellos proporcionan se condenan.

Dinero guardado. De antología de irresponsabilidad es lo que horas antes del mortal accidente reveló el alcalde Chapman para resolver el problema de socavones en la ciudad. Ante la presión de los sectores de la sociedad, el presidente municipal salió a decir que solicitará una parte del “multimillonario recurso” que tienen de ahorro en el Gobierno estatal. No faltó quien dijera que a ese “multimillonario recurso” le haga una fiesta. ¿Cuándo piensa invertirlo para resolver el problema de los drenajes caídos, los socavones?. ¿Cuándo haya más muertes?. No cabe duda que el alcalde en lugar de quedar bien queda muy mal.

Bueno, nunca se imaginó que el mundo se le iba a venir encima horas después con la caída del camión de PASA en el socavón y muerte de un trabajador. Pero todo por quererse lucir, pero sin hacer nada. Eso sí, él dice que no hizo nada la pasada administración nada más que algunos le recuerdan que por estos se hizo y está haciendo el drenaje pluvial de la Valdez con 48 millones de pesos; el Centenario y Leyva con 28 millones de pesos y el pluvial de Las Mañanitas con 40 millones de pesos y otras obras más.

A la carga. La muerte del trabajador de PASA al caer al socavón el camión en el que trabajaba reactivó a los grupos que están en contra del alcalde Chapman, a quien le endilgan la responsabilidad por no resolver el problema y si canalizar los recursos de la comuna para los privilegios de sus funcionarios y gastos innecesarios. La lista es grande de estos gastos no prioritarios, como el elevarle el sueldo n forma desproporcionada a sus funcionarios, comprarles celulares caros, entre otros, para rematar con el gasto para cambiar el mástil de la bandera en la plaza de Palacio Municipal. El activista Felipe Villegas, entre otros, tienen más argumentos para dejar en claro que Chapman no está preparado para seguir en el cargo.