Opinión

El Ingenio

Las vacaciones no le sirvieron de nada al alcalde Guillermo “Billy” Chapman porque regresó más altanero, soberbio y resentido

Por  El Ingenio

Con soberbia. Las vacaciones no le sirvieron de nada al alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, que regresó de manera anticipada. En lugar de llegar relajado, lo hizo de manera altanera, soberbia y resentido. Como es su perfil de personalidad, a sus nulos resultados culpó ayer a los medios de comunicación “de los ricos” de que impiden el crecimiento y desarrollo del municipio.

Viviendo en el pasado se quejó de que en campaña no lo tomaron en cuenta y gozaban de sus burlas jocosas hacia él. En realidad, Chapman no se ubica ni se ubicará. Ese discurso de confrontación e incendiario lo emitió en el Lunes Cívico en el que su auditorio eran ¡los niños de la escuela primaria de Los Algodones!. ¿Le entenderían los niños de lo que hablaba? ¿Para eso organiza los Lunes Cívicos en las escuelas primarias? Sus bravuconadas no faltaron al decir que esos mismos que lo critican no lo van a doblar. Llegó con más desvaríos, pues.

A disculparse. No pasó mucho después de mostrar su actitud belicosa tras reincorporarse a sus labores para que el alcalde Chapman recibiera un golpe a su ego. El Tribunal Estatal Electoral de Sinaloa resolvió su responsabilidad en la violencia política y de género del que lo acusó la síndica procuradora Angelina Valenzuela Benites.

Y dicen que la sanción que le impuso el órgano electoral le cayó de la patada porque tendrá que pedirle una disculpa pública cuando se ha encargado de ridiculizarla en público. Tiene unos días para hacerlo. Ya se habla que él no lo va a hacer personalmente. Lo haga o no, la síndica procuradora le salió adelante y más de uno hizo notar que esto podría ser el inicio de una cadena de resoluciones en su contra. Recuérdese que está pendiente en la Fiscalía General del Estado la denuncia por amenazas de muerte.

Diligentes. El gobierno chapmista ya se sabe con quién está. Ayer un convoy de policías municipales actuaron con una celeridad increíble, ya que todavía los productores no cargaban el primer tráiler de trigo que sacarían de las bodegas de Multigranos en el Valle del Carrizo porque el dueño, Carlos Ramírez, no les paga la cosecha, cuando llegaron a impedir que se lo llevaran. Si así actuaran contra la delincuencia cuando cometen un delito, otra cosa fuera. Pero en Ahome ocurre al revés: a los hombres trabajadores se les echa montón con la fuerza pública y a los que están fuera de la ley se les apoya. Ni siquiera los policías llevaban una orden por escrito para impedir la acción de los productores.

Salió peor. El protagonismo de la diputada local morenista Rosa Inés López Castro y los regidores, el panista Alfonso Pinto y el petista Raymundo Simons solo provocaron que los precaristas se encendieran más tras recibir la embestida de estos, luego de que bloquearon las calles frente al Palacio Municipal en protesta por el incumplimiento para resolver el problema de la vivienda. Juan Soltero, uno de los líderes de los precaristas, advirtió que el bloqueo de la calle no es nada porque ante esa postura oficialista se están organizando para tomar el Palacio Municipal. Y si se animan. O sea, el exhibicionismo de la diputada y los regidores “quedabién” salió contraproducente.  

Le entra. Al igual que el activista social Luis Felipe Villegas y Carmen Balcázar, al presidente de la Coparmex de Los Mochis, Jorge López Valencia, no le desagradó estar dentro de los personajes que manejó el presidente del PAN en Sinaloa, Juan Carlos Estrada, para ser candidato ciudadano a la alcaldía por ese partido. Sí le entra. Algunos ya se dieron cuenta que con mayor rigor Villegas y López Valencia tienen algo en común: son opositores declarados al alcalde Chapman. Eso, dicen algunos, les da una ventaja porque el alcalde está devaluado ante los ahomenses que se suman a quien se le opone.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo