Opinión

El Ingenio

Para no pedirle disculpas a la síndica procuradora, Chapman interpuso el recurso de revisión a la resolución del Tribunal Electoral

Por  El Ingenio

No se da. Como muestra de que no está dispuesto a pedirle disculpas a la síndica procuradora Angelina Valenzuela Benites y seguir torpedeando su trabajo para que no les descubra sus “maromas”, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, interpuso el recurso de revisión en contra de la sentencia del Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa que lo encontró culpable de la violencia política en razón de género en contra de la síndica procuradora.

Conociendo su personalidad, para muchos era más que lógica que se iba a ir por esa vía a fin de evitar asumir su responsabilidad, como si los ahomenses no supieran cómo ha tratado a la síndica procuradora.

Es más, aun cuando echara abajo la resolución del TEES, el juicio popular ya está dado y no por elucubraciones colectivas en falso. La conducta de choque de Chapman ha sido la constante en su gobierno contra quienes no se doblegan a su arrogancia.

Por enésima vez. Con un ambiente en su contra, el alcalde Chapman no podía salir con una mejor puntada que anunciar de nueva cuenta cambios en su gabinete. Luego del acto de encendido del árbol navideño en la plaza Solidaridad, en la que no quiso hablar porque el año pasado lo hizo, expuso que los cambios los hará en enero o febrero. Cuando se siente presionado y su imagen va en caída libre, sale con eso creyendo que el pueblo se lo festejará. Sin embargo, como esa jugada ya está muy vista le sale contraproducente porque esto es signo de inestabilidad en su administración. El enésimo cambio que anunció es reflejo de su desatino en elegir a sus colaboradores, mezclado con su propia inestabilidad emocional.  

Aprontado. Oportunista como siempre y viendo que su jefe, el alcalde Chapman, no tiene futuro, dicen que su secretario particular Aníbal Rubio ya agarró barco para el 2021. Algunos señalan que como ve que el líder de los electricistas Domingo “Mingo” Vázquez trae el “punch” en su proyecto por la alcaldía, pues ya se replegó. Es decir, con Vázquez ve la posibilidad de traspasar el trienio. Sin embargo, el perfil de Rubio es el menos que necesita “Mingo” Vázquez. Su historia política ya lo marcó.    

Saldo negativo. El descubrimiento de la introducción de “los tubitos” en la obra del drenaje en el bulevar Centenario, entre la calle Degollado y Zapata, en la colonia Anáhuac, echó abajo el discurso del alcalde Chapman de que los que se hacen en su gobierno son obras de buena calidad. Las maniobras para justificar esa tubería no pegaron porque en opinión de los profesionistas, lo que se está haciendo es de mala calidad y no durará ni la víspera. Es decir, el gasto que se está haciendo es tirarlo a la basura. ¿Qué Chapman no se cansa de decir que el “tesoro” municipal lo cuida como nadie en bien de los ciudadanos? Con eso que se está haciendo en esa obra se suma a otros gastos innecesarios que solo se han hecho para darle privilegios a sus colaboradores consentidos. Ejemplos sobran.

Al margen. El caso de la invasión de una obra por un particular en terrenos del estadio Gonzalo Villalobos, en San Blas, El Fuerte, no ha tenido la atención de la alcaldesa Nubia Ramos pese a que el inmueble está en proceso de rehabilitación por instrucciones del gobernador Quirino Ordaz Coppel. Esta es la conducta que a Ramos le gusta: mantenerse al margen aunque pidan su presencia e intervención, como ocurrió recientemente con los vecinos de El Pochotal, que bloquearon la carretera a la altura de esa comunidad en demanda del servicio de agua que no tenían desde hace 34 días. La construcción de un negocio invadiendo terreno del estadio tiene preocupados a muchos samblaseños porque esto va a dar pauta para el crecimiento desordenado en ese lugar.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo