Opinión

El Ingenio

Como la justificación inicial no le salió, la tesorera Ana Ayala le dio otra a los regidores sobre el pago a los exfuncionarios municipales

Por  El Ingenio

En la maroma. Como la justificación inicial no le salió, la tesorera de Ahome, Ana Ayala Leyva, le dio otra a los regidores para tratar de salir al paso del pago que se le hizo a Andrés Estrada y David Membrila después de haber sido cesados como secretario y director de Comunicación. En una reunión privada con los regidores para tratar ese tema, Ayala Leyva cambió su justificación del porqué aparecen esos pagos: ya no por cuestión contable del segundo semestre por el timbrado del aguinaldo, como inicialmente dijo, sino ahora por un problema técnico de actualización del sistema. ¡Si Chuy! Con las evidencias documentadas y el cambio de la justificación indican que Ayala Leyva trata de engañar a los regidores y a los ahomenses. Para rematarla, Membrila llegó ayer a tesorería para cobrar el finiquito. Más claro ni el agua.

Cooptación. Los enredos en que se encuentra Ayala Leyva la obligó a cooptar y a comprometer a los regidores para que no actúen en su contra. Una de las acciones que tomó fue darle a los regidores en su punto débil: aumentarles el sueldo en 10 mil pesos para que su salario llegue a los casi 70 mil pesos al mes. Dicen que el incremento lo operó ella directamente, ya que llamó a cada uno de los regidores para que le firmaran la solicitud y no como lo quieren hacer aparecer algunos regidores de que fue por su iniciativa. Dicen que la operación la activó Ayala Leyva porque tenía la amenaza de los regidores de pedir su destitución por su falta de atención, entre otras cosas. O sea, lo mismo o más que cuando “tumbaron” a Andrés Estrada como secretario. Se habla que la tesorera no tomó la decisión sola, sino que tuvo el aval del alcalde Guillermo “Billy” Chapman. Eso no es novedad.

Lo injustificable. Los regidores oficialistas están igual que la tesorera Ana Ayala Leyva para justificar lo injustificable. Ya no hallan qué decir para lavarse la cara aunque algunos no tienen vergüenza. Los morenistas Gerardo Amado y Rosa María Ramos, el panista Alfonso Pinto, entre otros, como la regidora priista Rosa María López, salieron con el cuento de que el aumento es para apoyar más a la gente. El exceso fue que algunos alegan que hasta ponen de su bolsa, lo que nadie les cree. Ya salió el peine de que los regidores ya tienen un presupuesto anual de 2 millones de pesos para apoyo ciudadano. Además, quieren hacer aparecer que fue un acuerdo de Cabildo, cuando no fue así, como lo reveló el regidor priista Raúl Cota Murillo, quien rechazó el aumento junto con su compañera Génesis Pineda. Así, los que llegaron con el discurso de la austeridad viven en la opulencia, así tengan a un pueblo pobre. Igualitos que los diputados locales morenistas.

Sin carrera política. La resolución de incumplimiento de la sentencia del Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa ya le fue notificada al alcalde Chapman. Esto exhibe su naturaleza de infractor, contrario a su discurso. Por eso, es ya irrelevante que diga que va a cumplir al pie de la letra lo resuelto por el Teesin. En realidad, lo relevante es que esto le mueve el tapete en el Congreso para su juicio político y que lo inhabilita para postularse a un puesto de elección popular. Esto último no está en la sentencia, sino que si algún partido se anima a postularlo, con una impugnación le cancelarían el registro. La violencia política en razón de género es una causal para no aceptarle el registro porque no cumpliría el requisito de un modo honesto de vivir. Todo por sus desvaríos de poder.

Contraofensiva. Un paso en falso que dio metió en problemas a la diputada local morenista Adriana Zárate, quien va a enfrentar una solicitud de juicio político, como acordó interponerlo ayer el Consejo Universitario de la UAIM. Zárate cometió una pifia documentada de falsedades.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo