Opinión

El Ingenio

La rectora de la UAIM, María Guadalupe Ibarra, está obligada a cesar a los dos funcionarios señalados de acoso

Por  El Ingenio

Obligada al jonrón. Si la rectora de la Universidad Autónoma Indígena de México, María Guadalupe Ibarra Ceceña, en verdad está con las estudiantes y los padres de familia debe de cesar de inmediato a los funcionarios de la institución señalados por las jóvenes de acoso sexual que en su propia cara y ante los medios de comunicación los denunciaron.

Descubierta su conducta irregular, uno de ellos no le quedó de otra más que el pedirle disculpas al padre de familia que, indignado, lo encaró respaldando a su hija en el acto de celebración de la Bandera en la sede de Mochicahui. El otro funcionario se negó, pero hubo otros testimonios de otras estudiantes que lo hunden. No hay pretextos para que sean sostenidos en sus responsabilidades ejecutivas.

Dicen muchos que no hablaría bien si bajo la excusa de que se tendría que esperar una resolución del ministerio público para cesarlos de sus puestos, ya que Ibarra Ceceña tiene facultades para destituirlos. Algunos aseguran que la rectora tiene que estar a la altura del valor civil de los padres y las jóvenes para denunciar esas malas prácticas de los dos funcionarios y maestros, aunque otros dicen que si tuvieran un poco de vergüenza, ellos mismos renunciarían.  

La estocada. Con papeles en mano, el presidente de Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia en Sinaloa, Guillermo Padilla Montiel, está poniendo en aprietos al director de la Unidad de Inversión del Ayuntamiento de Ahome, Paúl Corona.

Con la espina clavada de que en las investigaciones se le protegió para exonerarlo de las acusaciones en su contra, Padilla Montiel mostró documentalmente las irregularidades que el funcionario municipal ha incurrido de ser proveedor del Ayuntamiento. Con informes oficiales del Servicio de Administración Tributaria acreditó que la empresa Compra Total es de su propiedad y que le ha prestado servicios a la comuna por el orden de los dos millones de pesos.

Dicen que Corona ha librado las investigaciones que se le han abierto en el Órgano Interno de Control porque es uno de los allegados del alcalde Guillermo “Billy” Chapman. Y en la operación es una red de funcionarios involucrados.

Quitado de la pena. Si el exdirector de Comunicación Social del Ayuntamiento de Ahome David Membrila apareció cobrando el finiquito tras explotar el escándalo de que siguió cobrando después de que fue cesado tras que el alcalde Chapman no lo pudo sostener, el exsecretario de la comuna Andrés Estrada Orozco lo hizo en el evento de informe de labores del presidente de la Asociación Ganadera Local del Municipio de Ahome.

Dicen que Estrada Orozco andaba fresco, rejuvenecido. Algunos aseguran que su semblante es hasta lógico porque se da la gran vida cobrando 55 mil pesos al mes sin trabajar en el Ayuntamiento. Lo que se asegura es que la labor del exsecretario es apuntalar el proyecto político del alcalde. Sin embargo, algunos ya no le ven futuro porque con la sentencia del Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa de violencia política en razón de género Chapman está out.

Contrasentido. ¿Qué ganaron los ahomenses con reducir el número de regidores para que el gasto sea menos en Cabildo? En realidad nada en este gobierno de la Cuarta Transformación, que en igual de aplicar la austeridad se van por el derroche de los recursos públicos cuando hay necesidades más apremiantes de la sociedad. Con el aumento de 10 mil pesos mensuales para ganar cada regidor casi 70 mil pesos, el alcalde y los regidores, salvo los priistas Raúl Cota y Génesis Pineda, mataron el espíritu de la reforma electoral de reducir el número de ediles en el Cabildo ahomense de 18 a 12 que son ahora. O sea, en lugar de que procuren reducir el gasto, lo están elevando por su ambición. ¿O a poco no?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo