Opinión

El Ingenio

Por  El Ingenio

A  la fuerza. El mensaje que envió el gobierno federal, estatal y municipal fue de fuerza en San Miguel. A toda costa van a evitar que los judíos salgan a realizar sus rituales en el centro ceremonial y en la iglesia indígena, en donde año con año los hacían. Y es que ayer los elementos de los cuerpos de seguridad prácticamente sitiaron estos lugares de la sindicatura. Policías municipales, de tránsito, estatales, Guardia Nacional, Marina y el Ejército Nacional tomaron el control para evitar que los judíos y sus seguidores se aglomeren por el alto riesgo del coronavirus, lo que estos no han entendido. O más, dicen unos que es más fuerte su cultura, sus tradiciones, que prevenir la enfermedad que tiene al mundo en un vilo. En una palabra, los policías le ganaron el jalón a los “rebeldes” en las comunidades indígenas, en la que la tensión está al cien al llegar los días fuertes de sus rituales. Esto es una prueba del fracaso del diálogo. 

Chombitos. El alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, y sus funcionarios ha guardado silencio ante las voces que les piden que donen una quincena o un mes de su salario para apoyar al sector salud y a la gente más necesitada ante la contingencia del coronavirus. Ese es un tema que parece incomodarles como otros más. De los dientes para afuera se ufanan de su compromiso social, pero no se les hable de sacrificar sus ingresos porque les da taquicardia. Eso sí, para lucirse y posar para las fotos nadie les gana, como Chapman que sale de su casa para pocos eventos selectivos que les pueden atraer reflectores con el fin de ganar adeptos entre los ahomenses luego de presentarse la contingencia del coronavirus. Sin embargo, la opinión generalizada es que el alcalde ya quedó marcado por sus arrebatos, sus actitudes extraviadas, los privilegios, la simulación, los escándalos de presuntos actos de corrupción, entre otras cosas. 
  
A pique. Por cierto, prueba de ello es el resultado de las diferentes mediciones que han hecho de alcaldes del país diferentes empresas encuestadoras. La más nueva es la de Mitofsky, la de marzo. Esta no varía de las otras en el que el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, sale en la lona en el nivel de aprobación, al igual que el de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, y el de Mazatlán, Guillermo Benítez. Es más, Chapman está más abajo de estos dos. Benítez aparece con el 26.5 de aprobación, Estrada con el 26.0 y Chapman con el 23.9. O sea, la forma de gobernar y sus resultados no les complace a sus gobernados, pero estos alcaldes y sus personeros se la viajan de que son lo mejor. Después del coronavirus ya se sabrá si se van más a pique o naufragan, pero como que no les cae el veinte de que deben de dar más de sí. Por ejemplo, la alcaldesa de Guasave, Aurelia Leal, y sus funcionarios donaron su salario para combatir el coronavirus. Pero los alcaldes varones se voltean para otro lado.

La solución. El problema de los productores de trigo del Valle del Carrizo y de maíz del Valle del Fuerte parece que se destrabó, aunque todavía falta que les pague la cosecha que le entregaron hace casi un año al dueño de Multigranos, Carlos Ramírez. Por fin se llegó al acuerdo de que la Financiera de Desarrollo le habilite un crédito a la empresa Almer para que se les pague a los productores. El financiamiento no se le dio a Ramírez por obvias razones, pero este le dejará operar sus bodegas a la empresa Almer por 15 años. Solo es cuestión de trámites, pero el líder cenecista en el Valle del Carrizo Aristeo Verdugo y los productores ya están más tranquilos después de una larga y desgastante lucha en la que hicieron de todo: toma de la carretera Internacional, de la caseta de cobro, plantones, toma de las bodegas y la resistencia para evitar que sacaron su producción de estas mediante la fuerza pública. Se habla que ya todo es cuestión de trámites.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo