Opinión

“El Químico” truena contra los periodistas críticos

Por  Fernando Zepeda

Ya no quiere que lo critiquen. El alcalde Luis Guillermo Benítez criticó a los medios de comunicación. Dijo que solo sacan lo malo, “cuando también hay que decir lo bueno”. Se quejó del trato de los medios de comunicación: “¡Ya basta de ese trato!”. Y lanzó una advertencia a sus críticos, a quienes dijo, “los tengo bien ubicados y a qué intereses sirven”. Y les dijo a los medios de comunicación que “cumplan con su función”. En su retahíla de ayer, el alcalde adelantó que publicará la lista de los medios y periodistas a los que les pagaba la anterior administración. Esto último es una mala copia de lo declarado por López Obrador. Pareciera que “El Químico” no descansa en convertirse en una copia. Pero mala de AMLO. La peor de sus expresiones. La mediocre actuación de la administración que encabeza Benítez está basada en el escándalo, en la verborrea fácil para confundir a los ciudadanos y tender una cortina de humo para que no se den cuenta que esta es una administración fallida. Las irregularidades que se viven al interior del Ayuntamiento podrían concluir en algo peor que lo vivido en el “trienio de locura” que encabezó efímeramente Jorge Rodríguez Pasos. Los nueve directores que han salido. Las acusaciones de nepotismo y sospechas de malos manejos y la improvisación que se ve en la conducción del gobierno, es más que evidente. Si al “Químico” le molesta que se le critique por todo lo anterior, pues que se regrese a su laboratorio.

Matar palmeras. El problema no es nuevo. Ya tiene varias semanas. El Gobierno Municipal dejó de regar las palmeras del malecón. ¿Cuál será el objetivo de dejarlas morir? Sinceramente no se sabe. El hecho es que el municipio ha dejado de hacer su trabajo. De cuidar el malecón que tanto costó y que le vino a cambiar la imagen a Mazatlán. No se entiende esa actitud. Sobre todo cuando el pasto instalado por la actual administración en el camellón de Urías, a ese sí se le da mantenimiento. Será acaso que en la zona de Urías ¿hay votos? ¿Y en el malecón solo imagen?
Aumentan plazas en Cultura. La nueva directora del Instituto de Cultura en Mazatlán, Marsol Quiñónez, ordenó contratar a por lo menos seis personas más. Son gente de ella, a la que incluso tuvo que crearles cargos que no existían. Ese es el caso de Laura Valerio, a la que le crearon el puesto de Coordinación de Direcciones. Los ajustes llegaron a Cultura pero no se tocan los protegidos del alcalde para nada.

Hasta la ASE. Ahora será el titular del Órgano de Control Interno del municipio, Rafael Padilla, quien será denunciado ante la Auditoría Superior en Sinaloa por “delitos graves de responsabilidad administrativa”. La exsecretaria del Ayuntamiento en la administración feltonista, Rosario Torres, es quien a través de su abogado presentará la denuncia ante la ASE este lunes. El Órgano de Control Interno Municipal podría convertirse en el centro del próximo escándalo. Porque ahí es donde se han concentrado las quejas de la síndica procuradora, Elsa Bojórquez, contra el proceder de algunos funcionarios municipales. Y quejas y denuncias. Señalamientos y argumentos están ahí “parados” en el Órgano de Control Interno. Con la intervención de la Auditoría Superior en Sinaloa, Padilla pudiera ser obligado no solo a dar a conocer los asuntos que se ventilan, sino actuar también en consecuencia.