Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El agro a la deriva

GUASAVE

Ya podrán patalear, decirle a los intermediarios hasta de lo que se van a morir y emprender campañas mediáticas o entrevistarse con los diputados, del estado y del Congreso de la Unión y hasta con Enrique Peña Nieto, el trato al campo mexicano de parte del gobierno, no cambiará.

Aquí la única verdad es que no hay voluntad política para devolver la razonable rentabilidad que un día tuvo la actividad estratégica que es la alimentaria y que más tarde que temprano va terminar por convertir a México en una nación sumamente vulnerable a los intereses de las grandes potencias productoras.

Si por el momento al país le sale más barato importar granos y otros alimentos que producirlos, tal vez esté atinado el gobierno en abandonar a su suerte a los agricultores y se ahorren muchos miles de millones de pesos, negando los subsidios, cuyo destino quién sabe cuál será.

Sin embargo, quizá también al acabar con la actividad agrícola, que parece es la aspiración oficial, los mexicanos paguen muy caro el mal entendido ahorro, porque un país que ni siquiera tiene capacidad para producir lo que consume, acaba sometido a las conveniencias políticas y económicas de los proveedores, que no son lo que se dice unas "hermanitas de la caridad".

Pero al margen, cualquier reflexión que al respecto se realice, sale sobrando, lo único cierto es que si no se legisla para la seguridad alimentaria que tendría que ser prioridad, lo demás que "vendan" a favor de los productores, son "mameyes de a peso".

Si no se establecen mecanismos legales que norme la comercialización de las cosechas, principalmente de granos, muy poco ha de vivir quien no vea el colapso total de la agricultura, que por el momento está en su etapa de agonía, situación que jamás en su historia contemporánea se había visto.

Resumiendo, con todo y las corruptelas e irregularidades con las que operaba, la desaparecida Conasupo siempre representó un dique para la especulación, garantizando, si no ganancias extraordinarias a los agricultores, al menos márgenes razonables de utilidad que alentaban la eficiencia de la producción.

Hoy los agricultores están a merced de los grandes especuladores que son quienes fijan las reglas y moderan los mercados a su gusto y por supuesto a conveniencia para hacerse cada vez más ricos junto con los funcionarios de gobierno de los que no pocos son sus socios y cómplices, desde luego.

Tiempo perdido y gastos inútiles será la caravana de productores de garbanzo que hoy acudirán al Congreso del Estado, que no es instancia competente para lo que reclaman. Si acaso, con una "palmadita" en la espalda, será con la que se regresen. De lo que exigen que se olviden, sólo van al "atole con el dedo".

Con expectativas.- Un buen equipo integró el presidente del Patronato local de Cruz Roja, Socorro Castro, que ayer, en sustitución de Pedro Espinoza, asumió el cargo durante un evento al que asistió el dirigente estatal de la altruista organización, Javier Salido Artola.

Fue un acto muy representativo en el que se dio cita lo más granado de los sectores económicamente productivos a los que el alcalde Armando Leyson hizo un llamado a la solidaridad para mejorar las condiciones de la benemérita institución.

Regularmente atrapada por las necesidades económicas y con un presupuesto que nunca alcanza para optimizar los servicios de la humanitaria organización, se espera que el nuevo presidente del Patronato, y la gente de la que se rodea, puedan superar lo que sus antecesores han hecho a favor de la colectividad.