Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El amigo de los viejos

HOY EN LA HISTORIA

En marzo de 1937 llegó a Culiacán el profesor Juan Macedo López. Se encontró con una ciudad provinciana, no muy de su agrado. "Culiacán. Una estación polvosa, arrinconada en los aledaños de la ciudad. Polvo que se levanta del suelo con el viento marcero. Y el acento del idioma culichi se hacía presente con vigor… Una avenida, la de Madero y Pino Suárez. El asfalto es ya decrépito. Árboles raquíticos en un remedo de camellón y a izquierda y derecha, el caserío modesto. Calle de Rafael Buelna. Hay un colegio y la casa del Ayuntamiento que hacen esquina. El edificio penitenciario, muy fin de siglo, al gusto de la era porfiriana. Se oye el rumor de un río… Foquillos de luz anémica palidecen en las calles y en la Plaza de Rosales. Un andador amplio y bancas largas… Las muchachas, cogidas del brazo, pasean su gracia. La Perla del Humaya es fría, inhospitalaria. Algo había en la atmósfera de Culiacán que oprimía al visitante. Cuando menos él se sentía como tal: simplemente un visitante que tiene prisa por dejar la hospedería, la ciudad, sus dos jardines únicos, sus calles polvosas". Juan Macedo López se quedó durante muchos años en Culiacán, dejando huella extraordinaria en las aulas universitarias, principalmente en la Universidad Socialista del Noroeste, a la que calificaba de una escuela secundaria disfrazada de universidad, pero a la que adoró con todo su corazón. "Tiempos difuntos de los años treinta. Ya no volverán. Los llevamos escondidos y a veces afloran en el recuerdo, el recuerdo que es el único amigo de los viejos".

www.historianews.com

[email protected]