Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El arribo de Carnival

MAZATLÁN

Aunque las cifras de recuperación que reporta el gobierno del estado y los empresarios son distintas, a nivel general, la noticia del regreso de Carnival es muy positiva. Se trata de una empresa cuya importancia a nivel internacional tiene un enorme peso. El que regrese a Mazatlán no solo es una buena noticia por lo que por sí mismo implica la llegada de sus tripulantes, sino por lo que también representa en términos de imagen.

El regreso de Carnival es una pieza más de ese rompecabezas de éxito que Mazatlán quiere consolidar. Suma y no resta, da confianza y los 52 arribos que ya están programados sólo por esta naviera para la próxima temporada invernal van a dejar una importante derrama económica. Es además un reconocimiento importante para Mazatlán como ciudad segura, pues desde 2011 –año en que las balaceras los espantaron– se fueron del puerto pero siguieron teniendo frecuencias a otros puertos como Vallarta y Los Cabos.

Lo que sigue, es preguntarnos si con la seguridad es suficiente. Por supuesto que sin seguridad no se puede pensar en desarrollo, ni turístico ni de ningún tipo, pero la seguridad no puede ser nuestra mejor carta de presentación. Debe darse por hecho que somos seguros y concentrarnos en los atractivos que como destino turístico podemos ofrecer.

Por ello es que surge la duda, de qué tanto tenemos que ofrecer de nuevo como ciudad respecto a 2011. La realidad es que el desarrollo ha sido lento. La modernización del malecón sigue pendiente, pero en general la infraestructura turística está deteriorada. Como producto turístico no tenemos mucho nuevo que ofrecer a lo que tuvimos hace tres años.

Falta renovar la ciudad, darle más atractivos y amenidades a los destinos rurales tan apreciados por los cruceristas. Falta capacitar y profesionalizar a nuestros prestadores de servicios turísticos. Trabajar todos como un equipo, que se ponga la camisa de Mazatlán y de la lucha por la ciudad, por tener una reputación mucho mejor.

El regreso de Carnival es pues bueno, ese voto de confianza hay que traducirlo en acciones para estar a la altura de ese turismo exigente que tanto extrañamos y que – si nada extraordinario pasa – lo tendremos de regreso a finales de año.