Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El banderazo que abrió la puerta al nuevo desarrollo culichi

EL ANCLA

Por: Luis Enrique Ramírez

Quirino Ordaz Coppel, gobernador del estado de Sinaloa. | Foto: El Debate

Quirino Ordaz Coppel, gobernador del estado de Sinaloa. | Foto: El Debate

El fiel de la balanza en materia de educación en Sinaloa es, a unos cuantos días de su nombramiento, el titular de Sepyc, Juan Alfonso Mejía López.

Frente a la serie de cambios que este sector experimenta, el gobernador Quirino Ordaz Coppel no pudo elegir mejor carta que Mejía para encabezar la Secretaría de Educación Pública y Cultura de Sinaloa.

El desempeño óptimo de este cargo va mucho más allá del terreno académico (Juan Alfonso cuenta con merecimientos amplios en ese tenor, por cierto), sino también de orden político, en lo cual la trayectoria del nuevo secretario habla por sí sola: la problemática educativa abordada con visión social y política caracteriza su trabajo ciudadano en los años recientes como parte de la organización Mexicanos Primero, donde pasó de titular estatal a director nacional. 

Las declaraciones que en exclusiva realizó a EL DEBATE el doctor en Ciencia Política Juan Alfonso Mejía en la edición impresa de ayer marcan pauta respecto al orden de prioridades, desde el título: «Primero la formación y luego la evaluación» (con el cual puede usted consultar la entrevista en internet). 

Deja claro el titular de Sepyc que Sinaloa es el estado con mayor avance nacional en evaluación de maestros, que alcanza a la fecha un 82 por ciento.

Lo que venga, pues, se hará sobre una base firme de desarrollo educativo y a nivel magisterial.

«Mucho diálogo y altura de miras», es la clave que plantea Mejía, y sobre el futuro de la reforma educativa federal, antepone la premisa que le fue dictada por el gobernador Ordaz: más allá del cambio o permanencia de una ley, «primero están los niños».

MAGNA OBRA. La belleza de la zona y sus prometedores augurios de desarrollo urbano y crecimiento económico acabaron por congestionar las vialidades en el cruce de los bulevares Rolando Arjona y Pedro Infante. 

A las decenas de fraccionamientos de nueva creación, así como al importante corredor comercial, industrial y de servicios que en ese sector funciona, se agrega un buen número de centros educativos con imponentes edificaciones (desde preescolar hasta universidades) y desde luego la Central Camionera que inició el despegue de esa franja. 

Por ello, no es fortuita la alegría que denota la bella foto principal de la edición impresa de EL DEBATE ayer, con el banderazo de una obra largamente esperada por los miles de personas que habitan el sector Recursos Hidráulicos o tienen la necesidad de frecuentarlo: la ampliación del bulevar Arjona a seis carriles, con una inversión de 157 millones de pesos. 

En la imagen, el rostro de satisfacción del gobernador Quirino Ordaz lo dice todo, al igual que el júbilo visible de su esposa, la señora Rosy Fuentes de Ordaz. 

También «robó cámara» el secretario de Pesca, Sergio Torres Félix, quien no estuvo allí de casualidad: numerosas comunidades pesqueras y acuícolas se ubican hacia aquellos rumbos, por lo cual la vialidad las beneficiará de modo directo. 

Por cierto, ese día, Torres Félix recién había distribuido media tonelada de pescado en poblaciones de Higueras de Abuya. El pescado lo donaron cooperativistas, al llamado del gobernador y su señora esposa para apoyar a sectores vulnerables. Doble motivo de regocijo, pues, tuvo Sergio Torres el martes.

SALADOS. De muy mal gusto los memes sobre el Día Mundial de la Salud Mental, con imágenes del alcalde electo de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, cuyo propósito es el ataque político. El drama de las enfermedades psiquiátricas lo viven millones de familias, y para ellas eso no es tema de broma, mucho menos ocasión para politizar una fecha (10 de octubre) asignada por la Organización Mundial de la Salud para difundir la importancia de prevenir los trastornos emocionales y de conducta en el ser humano. Tache a los «chistositos».

En esta nota: