Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El bullying o acoso escolar, un problema con origen en la familia

UN CAMINO AL CRECIMIENTO

Según informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el primer lugar en la incidencia del bullying, o acoso escolar, en las instituciones de educación secundaria, tanto públicas como privadas. De acuerdo a este reporte, el 40% de los estudiantes de secundaria en el país padecen o han padecido de acoso escolar, es decir, de abuso por parte de alguien más grande, o más fuerte, o de un grupo de compañeros que, fortalecidos por la pandilla, se aprovechan de alguien. Resulta muy interesante revisar el enfoque de este problema de acuerdo a las autoridades escolares, así como sus propuestas de intervención. Con ello nos daremos cuenta que se ha visto al bullying como un problema de tipo relacional que se favorece por el ambiente escolar. Para ello, se trabaja en las escuelas con programas preventivos y correctivos, con estrategias para evitar el problema y para sancionarlo cuando se presenta.

Sin embargo, es mi intención en esta reflexión y revisión del tema volver los ojos a lo que muchos estudiosos de los comportamientos consideran la raíz del problema: la familia. El acoso escolar implica que una persona, o grupo de personas, abusan de otra. Para ello, es evidente que existe una facultad humana que se encuentra bloqueada, o subdesarrollada: la empatía, que se entiende de manera muy sencilla con el famoso cliché de "ponerse en los zapatos del otro" y que puede comprenderse con la famosa regla de oro: No hagas a otros lo que no quisieras que te hicieran a ti. Cuando una persona puede actuar de manera abusiva y disfrutar del dolor y la desesperación del otro, se puede afirmar sin lugar a dudas que carece de empatía, una característica de los seres humanos que se asocia con este gran concepto, de carácter intangible, que es el amor. De acuerdo al gran biólogo y filósofo educador chileno, Humberto Maturana, el ser humano es un ser "amoroso" que nace en la confianza y el cuidado de su madre, y que se enferma cuando es negado a esos cuidados, ya que de la relación que ese pequeño ser establezca con su madre desde el momento de nacer, y de su convivencia con ella, dependerá el desarrollo de esta facultad humana para sus relaciones con los demás: la empatía. Con la presencia consistente de su madre y la atención a sus necesidades, el niño va formando una pauta para generar e incorporar su facultad de amar y de amarse a sí mismo (autoestima); cuando el ser humano ha nacido en un ambiente donde sus principales cuidadores, sus padres, han sido empáticos y han respetado sus necesidades, esa persona está capacitada para saberse valioso y merecedor de respeto, así como también ha aprendido a respetar a los demás.

El bullying, como un problema de relaciones, se predispone con la calidad que tenga la primera relación que establece el ser humano: la relación con sus padres. Y el desarrollo del problema se favorece por el contexto social, en el que la violación a los derechos humanos es una pauta constante de vida. Una muestra de ello es la impunidad en que vivimos con el mensaje que nos llega de ser "merecedores" de los abusos a nuestro alrededor que, además, nos ponen en riesgo. Como ciudadanos, no parecemos lo suficientemente valiosos para que se nos respete el derecho a la seguridad, permitimos los abusos de las autoridades, y las sociedades funcionan con el principio de la competencia y el abuso de poder (vienen ahora a mi mente situaciones como las de Laura Bozzo, quien al parecer flagrantemente abusó de una situación trágica de nuestro país con recursos públicos para su beneficio personal en cuestión de imagen y para quien no hubo la mínima consecuencia). Es frecuente que en nuestro país vivamos con abusos a nuestros derechos, nos indignemos, pero no pase nada. Y cuando no pasa nada, se extiende el permiso para que continúen y que otros también hagan lo mismo, y el abuso crezca. Esta "cultura" de impunidad se permea entonces en todos los rincones de la sociedad y así van creciendo nuestros niños. Y, entonces, las escuelas, las empresas, las familias, las sociedades enteras, se comportan de la misma manera. Es aprendido. Origen y contexto del bullying: familia, gobierno y sociedad. La escuela solamente es el escenario.