Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El ‘bullying’, problema del ámbito educativo que debe abordarse

Por: Saúl Lara Espinoza

Desde hace muchísimos años, y en la actualidad, la violencia escolar constituye un problema de la más alta prioridad en la gestión educativa, en tanto que sus indicadores nos revelan una profunda y compleja gravedad, la cual se vincula precisamente con el ámbito educativo.

Ello exige un encausamiento institucional de carácter sistemático con enfoque interdisciplinario, técnico y científico.

La violencia escolar, comúnmente conocida como bullying —vocablo de origen holandés—, que significa acoso escolar o agresividad, cuyo fenómeno trasciende a la sociedad e incumbe a las comunidades educativas.

El acoso escolar, traducido en violencia, constituye un grave problema en Sinaloa, en tanto que se han suscitado hechos abominables hasta llegar al extremo de la comisión de delitos, tales como lesiones graves que ponen en peligro la vida; incluso, hasta en homicidio producido en perjuicio de niños y adolescentes de nuestro Sistema Educativo Estatal.

Ante ello, autoridades, sociedad y sus organizaciones, no debemos quedarnos estáticos, ni tampoco pasar inadvertido ese grave fenómeno social y particularmente educativo, puesto que vendría a profundizar su complejidad y efectos nocivos para la convivencia, armonía y paz social que tanta falta hace en nuestro país y en Sinaloa.

La amplitud, complejidad y profundidad del fenómeno del bullying, se revela por el solo hecho de que el 100 % de los estudiantes lo conoce y sabe describirlo con claridad, ya que es un tema sumamente divulgado a través de las redes sociales de internet y los diversos medios masivos de comunicación. Para demostrar nuestras hipótesis, hicimos levantamientos a través de encuestas, con la finalidad de contar con evidencias empíricas que nos permitieran dimensionar su magnitud.

En la actualidad, 6 de cada 10 niños y adolescentes han sido víctimas del bullying, lo que nos conmina a todos a hacer algo, porque ello en frecuentes ocasiones los deja marcados para toda la vida, produciendo serios resentimientos que a la postre se convierten en venganza contra la propia sociedad, ya que, finalmente, desencadena en la criminalidad que tanto nos agobia y agravia en todo el país, y por supuesto en Sinaloa.

El germen del gravísimo fenómeno del bullying, tiene su génesis, esencialmente, en el seno del núcleo y entorno familiar; y desemboca de manera enfática  en el ámbito educativo. Dicho fenómeno debe elevarse a la categoría de política pública, que atañe directamente a la Secretaría de Educación Pública y Cultura. Esta debe darle el cauce jurídico e institucional de manera sistemática. Para ello se requiere crear una institución ad hoc e instrumentar una política pública especial.

Vista esa necesidad, este colaborador realizó una investigación científica y de campo. Resultado de ella, diseñamos de la A a la Z de manera cuidadosa y profesional un Centro de Investigación, Prevención y Tratamiento del Acoso Escolar, a fin darle cauce integral a ese delicado fenómeno. Ello se haría con los mismos recursos humanos y financieros con que hoy cuenta la Sepyc. Sabemos por dónde entrarle. Conocemos a profundidad dicha secretaría. 

Si el gobernador Quirino Ordaz Coppel se interesa en ello, se lo obsequiamos sin ningún costo y sin ningún interés particular. Solo servirle a Sinaloa. Ahí está la propuesta.