Selecciona tu región
Opinión

El cambio no basta

OPINIÓN LOS MOCHIS

Por Opinión Los Mochis

-

Todos los mandos y elementos de la Policía Municipal de El Carrizo fueron removidos tras que las instalaciones de la sindicatura fueran cercadas por un grupo de indígenas de Bacorehuis y poblados del sur de Sonora.

Estos ya no soportaron los abusos y atropellos de los agentes que se ganaron el repudio total tras darle muerte a un joven motociclista en circunstancias que los manifestantes piden se investigue. Para estos, fue un artero asesinato.

El grupo de indígenas llegó a la sindicatura con cartulinas con diferentes consignas, algunas de las cuales gritaban.

Por momentos, la manifestación estuvo a punto de salirse de control cuando los indígenas le reclamaban airadamente a los policías.

Ante la situación incontrolable, el director general de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Carlos Rodríguez Ponce, tomó la decisión de ordenar el retiro de todos los elementos de la corporación en esa sindicatura, lo que calmó los ánimos de los manifestantes.

No es la primera vez que se realizan este tipo de manifestaciones y que se remueve a los policías por abusivos. El problema es que solo se les cambia a otro lugar, en donde siguen haciendo de las suyas. Así, la posible conducta ilegal con la que los policías actuaron queda impune.

En realidad, lo que se debe de hacer es abrirles el procedimiento administrativo o ponerlos a disposición de la autoridad para que se les investigue. Las acusaciones que se les hacen no son menores. Ya basta de tolerar los excesos de quienes tienen la obligación de velar por la seguridad de los ciudadanos. 

Síguenos en

Últimas noticias