Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El crecimiento y la productividad en México

El miércoles pasado tuve la oportunidad de presentar y comentar en la UNAM el libro más reciente del respetado economista mexicano, Jaime Ros Bosch. Su libro, titulado "Algunas tesis equivocadas sobre el estancamiento económico de México", debería ser una lectura obligada para todos aquellos interesados en el tema del crecimiento (o falta de) económico del país.

En el libro Jaime Ros desmenuza con mucho cuidado y paciencia una serie de planteamientos o hipótesis que se han ofrecido recientemente como explicación del bajo crecimiento de la economía mexicana durante las últimas tres décadas. La conclusión de Ros sobre estas tesis es inequívoca: "A pesar de la amplia credibilidad de la que goza entre la mayoría de los economistas, politólogos, líderes de opinión y otros, la noción de que el lento crecimiento obedece a la falta de reformas microeconómicas y a fallas institucionales que impiden su realización me parece fundamentalmente equivocada".

Según Ros, el diagnóstico es erróneo por partida doble: primero, porque "el análisis en el que se basa el diagnóstico de porqué la productividad no crece… es muy endeble y deja de lado lo principal: que la productividad no crece en gran medida como resultado, y no como causa, del lento crecimiento de la economía, que a su vez se debe fundamentalmente a una baja tasa de formación de capital físico" y, segundo, a la noción de que la política macroeconómica sólo puede contribuir al crecimiento mediante el control de la inflación...".

A partir de este análisis, Ros concluye que "… el deterioro en el desempeño de la productividad de la economía mexicana desde 1982 tiene que interpretarse como una consecuencia endógena de la lenta expansión económica y de la baja acumulación de capital. Fueron estas las que parecen explicar el decepcionante comportamiento de la productividad del trabajo…".

Por lo pronto, a nivel nacional, y en algo que aparece como semi-paródico, en la administración del presidente Enrique Peña Nieto ya se han creado varios comités y subcomités para elevar la productividad. En la reunión del martes pasado del Comité Nacional de Productividad, por ejemplo, se anunció el establecimiento de los Subcomités de Formalidad de la Economía, de Apoyo a Pymes y Emprendedores, de Innovación en Ciencia y Tecnología, de Capacitación y Certificación de Competencias Laborales y de Incentivos Laborales para la Productividad y Calidad de los Centros de Trabajo. Además de estos cinco subcomités, también se anunció la creación de los Comités Estatales de Productividad. Estos subcomités se han comprometido a hacer cosas tan relevantes como "difundir de manera amplia el nuevo Régimen de Incorporación Fiscal y el Régimen de Incorporación a la Seguridad Social".

Si las conclusiones de Jaime Ros son correctas, sus implicaciones para el tema de la productividad son muy relevantes: la forma de aumentar la productividad en México es creciendo y, para ello, lo que se requiere es cambiar la política económica. La baja productividad laboral sería la consecuencia y no la causa del bajo crecimiento. En ese sentido, lo que el gobierno estaría haciendo con el tema de la productividad sería poner la carreta delante del caballo. Ojalá que alguien en Hacienda o Los Pinos lea a Jaime Ros antes de que sigan creando comités y subcomités de productividad a diestra y siniestra.

Twitter: @esquivelgerardo