Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El derecho humano a la transa

ITINERARIO POLÍTICO
Avatar del

Por: Ricardo Alemán

No es novedad que en los últimos meses una de las instituciones emblema de la democracia mexicana vive una acelerada descomposición; se pudre. No es nuevo que hoy la CNDH es un rentable centro de poder político; que pervirtió su papel en defensa de los derechos humanos frente a los excesos del poder autoritario y que traiciona su historia. Y a nadie sorprende que su presidente se venda al mejor postor.

No es nuevo que —en el mundo al revés—, las organizaciones civiles deban ampararse no contra gobiernos represores, sino contra la represión y omisión de la CNDH. Y no es nuevo que esa institución sea instrumento personal para la venganza y persecución política de Raúl Plascencia, contra sus enemigos de la UNAM.

CONCIENCIAS COMPRADAS

Lo nuevo es que la CNDH de Plascencia emprendió una perversa compra de conciencias para garantizar que el Senado lo elija para seguir en el cargo por cinco años más. ¿Y por qué es una grosera compra de conciencias?

Porque desde la CNDH Plascencia regala impunidad al gobierno federal, a no pocos gobiernos estatales —incluido el GDF—, a cambio de que los senadores de PRI, PVEM, un sector de senadores del PAN y otros senadores del PRD, se comprometan a regalarle la nueva designación en el cargo. Asistimos al milagro de elevar los derechos humanos a nivel de transa institucional. ¿Tienen dudas? Van las pruebas.

¿Saben los ciudadanos de a pie que en los primeros dos años de los gobiernos de Enrique Peña Nieto y de Miguel Mancera, la CNDH redujo casi a cero las recomendaciones sobre violaciones a los derechos humanos por parte de autoridades castrenses?

En todo 2014 la CNDH no ha emitido una sola recomendación por violaciones a derechos humanos por parte del Ejército, pese a que ya es internacional el escándalo de la presunta masacre de 22 supuestos delincuentes a manos de miliares en un "enfrentamiento" en Atlatlaya, el 30 de junio. Todos los indicios apuntan a una ejecución. Frente al escándalo, la CNDH guarda silencio, en tanto Peña Nieto elogia a Plascencia en su mensaje de Segundo Informe.

>

En 2013 la CNDH sólo emitió tres recomendaciones a la Sedena —por hechos ocurridos en el sexenio de Calderón—, mientras en 2012 emitió 14 recomendaciones. ¿De verdad son casi santos los militares, marinos y policías federales? ¿Por qué la pasividad de la CNDH? La respuesta la saben todos: Plascencia regala impunidad a cambio de seguir en el cargo.

AVALA LA LEY BALA

Pero la compra de conciencias no sólo aparece en el gobierno federal. El ombudsman habría pactado impunidad de gobiernos estatales a cambio de que senadores de esos estados le den la reelección. Y el mejor ejemplo es la "Ley Bala", en Puebla, a cuyo gobernador brindó impunidad en la violación de derechos humanos.

El pasado 20 de mayo —en reunión con senadores—, Plascencia fue interrogado por Bartlett sobre la "Ley Bala" que Moreno Valle propuso al Congreso y que el Legislativo estatal aprobó. En respuesta, Plascencia prometió a senadores que "analizaría la posibilidad" de presentar acción de inconstitucionalidad si encontraba la "Ley Bala" contraria a la Constitución.

>

Pero al día siguiente –el 21 de mayo–, Plascencia acompañó en Puebla a su amigo Moreno Valle, a quien felicitó justo por la "Ley Bala".

Plascencia dijo: "Puebla es el primer estado que asume de manera plena la legislación federal y la lleva a la práctica en términos estatales… el primer estado que asume el Manual para la identificación e investigación eficaz de la tortura y otras tratos crueles, inhumanos o degradantes, conocido como el Protocolo de Estambul de Naciones Unidas y que lo ha traducido en una ley (la Ley Bala). Por ello, mi reconocimiento, señor gobernador y lo hago extensivo a los Poderes del estado...". ¿Y el análisis que prometió Plascencia a los senadores? ¿Los engañó? No, en realidad pactó impunidad con Moreno Valle.

Pero dos meses después la mascarada se desplomó y quedó al descubierto el derecho humano a la transa. El 9 de julio, durante un choque de policías estatales de Puebla con habitantes de Chalchihuapan, resultó muerto José Alberto Tehuatle. Hoy se sabe que a causa de un cohetón.

El escándalo fue tal que el gobernador Moreno Valle derogó la "Ley Bala", mientras la CNDH escondía la cabeza, a pesar de que un punto de acuerdo emitido por el Senado de la República se llamaba a la CNDH a investigar la probable responsabilidad del gobierno de Puebla en la violación de derechos humanos.

>

CONTROL DE DAÑOS

Sin embargo, Moreno Valle ya tenía controlados a senadores del PAN —por la vía de Héctor Larios—, quien hizo lo imposible para evitar que el punto de acuerdo prosperara. El punto de acuerdo no prosperó porque también lo bloquearon senadores del PRI, del PVEM y hasta del PRD.

Además, Moreno Valle sacó una carta secreta. Recurrió al abogado Juan Pablo Piña Kurczyn, hijo del ex gobernador priista de Puebla Mariano Piña Olaya, quien colaboró cercanamente con Raúl Plascencia como asesor y director general del Programa de Atención de Agravios a Periodistas, época en la que su madre, la actual comisionada del IFAI Patricia Kurczyn, era consejera de la CNDH, consolidando estrecha amistad con Plascencia. Piña Kurczyn dejó la CNDH para trabajar con el gobernador Moreno Valle, como secretario de Servicios Legales y Defensoría Pública, cargo que dejó para —de nuevo—, reincorporarse a la CNDH como Sexto Visitador General, al cual renunció meses después.

>

Vale recordar que en los últimos meses Juan Pablo Piña Kurczyn opera la reelección de Raúl Plascencia en la CNDH, con el aval y con presuntos recursos de Moreno Valle. Por eso, en la crisis por la muerte del niño José Alberto, fue llamado para operar como puente entre el gobernador de Puebla, senadores del PAN, del PRI y del PRD y Raúl Plascencia.

Sin embargo, y ante la presión mediática, el presidente de la CNDH debió acudir al lugar de los hechos —un mes después de ocurridos el enfrentamiento—, en donde dijo: "No tengo ninguna cercanía con este gobernador… no tengo ningún compromiso". Y claro, no convenció a nadie.

Pero las historias apenas empiezan. Al tiempo.

EN EL CAMINO

Lamentable que la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, Angélica de la Peña —esposa de Jesús Ortega—, se preste al derecho humano de la transa. Y todo porque Moreno Valle apoya a Carlos Navarrete. ¡Los demócratas de izquierda!

www.ricardoaleman.com.mx twitter: @ricardoalemanmx