Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El derroche de la sinrazón

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Aun cuando la comunicación a través de la telefonía celular pudiera considerarse una necesaria herramienta de trabajo para hacer eficientes los servicios de gobierno, el millonario gasto que en ese rubro destinaron la mayoría de los Ayuntamientos y la propia administración estatal, no sólo es excesivo, sino un atentado a la economía pública.

Al menos eso es lo que arroja una revisión de los presupuestos utilizados por las comunas, de lo que se desprende el exagerado monto que erogaron los municipios de Guasave y Ahome, de los más altos de todos y que alcanza sumas de casi 5 millones de pesos.

El gobierno del cambio en ese renglón no se quedó atrás, y por concepto de telefonía celular pagó poco más de 7 millones de pesos durante los tres primeros años, que, en un sentido estrictamente laboral, no encuentra ninguna justificación.

El abusivo gasto por el uso de teléfonos móvil que muestra el informe de Infomex-Sinaloa, da una clara idea de la discrecionalidad con la que los funcionarios de gobierno usan de forma incontrolable los recursos públicos, pero que además es obvio no utilizan la herramienta para el trabajo que se les encomienda.

Por el exagerado monto que los gobiernos cubren por el uso de los celulares, se advierte que no necesariamente el cúmulo de llamadas que realizaron tenían que ver con el trabajo que desarrollaban o todavía desarrollan, por lo que es obvio suponer que más bien se trata de asuntos personales, lo que agrava aún más el abuso sobre los dineros públicos.

Otra cosa que revelan las millonadas de pesos que las administraciones de gobierno se gasta en celulares es el innegable hecho que ningún órgano fiscalizador, que los tienen, tiene control sobre esos derroches que sin temor a errarle, son simplemente suntuarios.

Para finalizar habría que decir que el desvergonzado tiradero de dinero público en uso de celulares no tuvo en realidad ningún efecto positivo para mejorar el ejercicio de gobierno, al menos no se ha hecho patente en beneficios relacionados a ese despilfarro.