Opinión

El desorden interno del Gobierno municipal pone en riesgo lo hecho por Mazatlán

El compadre del Químico, quien fuera su representante y asesor electoral, lo señala como ‘gatopardo que cambia para que todo siga igual’

Por  Fernando Zepeda

Millonaria inversión en riesgo. En dos años Mazatlán se transformó. Millonarias inversiones llegaron para cambiar de fondo a Mazatlán. Al grado de que hoy es un destino turístico considerado entre los más importantes del país. No fue fácil para el gobernador Quirino Ordaz Coppel traer la inversión federal que junto con la estatal lograron el cambio radical del Mazatlán que hoy conocemos y disfrutamos. Pero todo este trabajo y todos estos cientos de millones de pesos que se invirtieron en Mazatlán, corren el riesgo de venirse abajo. Y es que el Gobierno municipal morenista que asumió el cargo a partir del 1 de noviembre, ha dado muestras de incapacidad, de nula visión a futuro y sobre todo está inmerso en un desorden intestino con un alcalde Luis Guillermo Benítez que todavía no sabe dónde está parado. En el fondo habría que saber ¿quien gobierna Mazatlán?. Formalmente es Benítez. Pero existen indicios que pueden llegar a la evidencia que el verdadero poder lo ejerce la pareja del alcalde, la señora Gabriela Peña. No es para nada fortuito que la síndica procuradora Elsa Bojórquez esté investigando los presuntos malos manejos que se han estado dando. Y precisamente los presuntos involucrados tienen que ver con la pareja del alcalde. No es para nada casual que el titular del Órgano de Control Interno Municipal, Rafael Padilla, solicite informes del manejo que se da en dependencias municipales y estas se niegan bajo el amparo y protección del alcalde.
El gatopardismo del Químico. No le dijimos nosotros, lo dice quien fuera representante electoral de Morena. Activista de hueso colorado de Morena y de la candidatura de Luis Guillermo Benítez. Vaya, su compadre pues. Nos referimos al abogado Luis Antonio Aguilar Colado, quien fuera cesado como director de Asuntos Jurídicos del Ayuntamiento. “No entiendo. No sé cómo interpretar la Cuarta Transformación del Químico...ese gatopardo”. Aguilar Colado nos comentó vía telefónica que hasta ayer “mi compadre el Químico no me ha hablado para decirme por qué me cesaron”. Evidentemente desilusionado el abogado afirmó que “con ese gatopardismo del Químico de cambiar para que todo siga igual, el higuerismo, el feltonismo y puchetismo siguen imperando en presidencia municipal”. Si entre ellos no entienden de que se trata la “4T”, menos los que estamos ajenos a sus trastupijes.
Cambio de magistrado. Oficialmente el Consejo de la Judicatura realiza cambios o enfoques entre magistrados y se considera hasta normal. Pero cuando la Judicatura ordenó cambiar al magistrado Irineo Lizárraga Velarde del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa de Mazatlán a Durango, es necesario tocar un punto. Este magistrado tuvo junto con otros dos, el caso de Nafta, ese que el alcalde Luis Guillermo Benítez dijo que se tendría que pagar una sentencia de 300 millones de pesos y que al final no fue cierto. Ese magistrado Irineo Lizárraga Velarde fue denunciado ante el Consejo de la Judicatura por presunta parcialidad en el caso Nafta y el abogado Aristóteles Silva solicitó se abriera una investigación. Tenemos enfrente el documento con fecha 21 de enero del 2019 donde se solicitó la intervención de la Judicatura. No sabemos el motivo de este cambio. Lo cierto es que el magistrado tuvo el caso Nafta. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo