Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El destino

COMPÁS Y ESCUADRA

Mucho se habla sobre el libre albedrío, la capacidad que tenemos en cada momento para tomar decisiones, la capacidad de tomar un curso de acción u otra, la facultad para inclinarnos al bien o al mal. Pero por otra parte mucha gente dice "era el destino" considerando que todo lo que sucede está escrito e inevitablemente sucederá, hagamos lo que hagamos. Así se explican los éxitos, fracasos, tristezas, alegrías y, hasta la fecha, el momento y forma de morir, diciendo "así le tocaba".

Entonces: ¿Existe el destino? Présteme su atención para que no se confunda porque TANTO EL LIBRE ALBEDRÍO COMO EL DESTINO EXISTEN, pero este último no es algo escrito en ningún libro desde el principio de los tiempos, ni en la memoria de alguien desde hace muchísimos años; el destino lo estamos construyendo nosotros, los seres vivos, con cada una de nuestras acciones. Es el uso que hacemos de nuestro libre albedrío, cada decisión que tomamos, cada palabra que pronunciamos, cada pensamiento al que le ponemos atención, es lo que determina el destino. Claro, tiene que decirse, como lo hice la semana pasada, no estamos solos en este mundo, sino que somos parte de un entretejido social, de aquí que, en nuestro destino también intervienen como factores de influencia otras personas, tales como la familia, la escuela, la sociedad en general de la que somos parte y, a veces, hasta la fatalidad.

Pero el factor determinante, el de mayor influencia, para nuestro destino, somos nosotros mismos.

Así que empiece hoy, use sus facultades de razonamiento, de análisis, su inteligencia y use su capacidad de libre albedrío para decidir sus pensamientos, palabras y acciones, y con ello cambiar su destino. Si sus decisiones se inclinan hacia la paz, el bien, lo constructivo, la vida, la amistad, la tolerancia, etc., el destino de nuestra ciudad será otro muy diferente, más cómodo, más alegre, más feliz. Hágalo ya.

[email protected]