publicidad
Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El destino de la oposición

GUASAVE

Convertidos por primera vez en su largo recorrido político, en una fuerza secundaria dentro del ejercicio de gobierno que acaba de inaugurarse, los regidores del PRI pasaron el primer "trago amargo", cuando sus homólogos de la alianza del PAN con el PRD se repartieron a pleno gusto las comisiones más importantes.

De hecho la fracción tricolor, bajo la coordinación endeble de Baltazar Villaseñor, no pudieron asimilar en principio el peso de las decisiones que en nada los favoreció y en un desplante de inconformidad pretendieron meter en aprietos lo que ya era cosa juzgada.

Finalmente nada pudieron hacer, pues el bloque priista se vio fraccionado por los intereses propios, cedió a la propuesta inicial. Al menos tres de sus integrantes tuvieron que someterse a la ortodoxia del mando superior, que no es otro que el del titular del Poder Ejecutivo Municipal, Armando Leyson.

Desordenados, sin control, cada quien de los seis ediles priistas asumió el rol que mejor les convino para adaptarse a las circunstancia de haber dejado de ser el grupo mayoritario.

Aunque hubo quienes, de la bancada, se mantuvieron firmes en la inconformidad, al caer la sesión fueron apabullados por sus colegas, dejándolos sin alternativa de hacer efectiva su oposición.

Por lo pronto, al iniciarse la administración bajo la férula de Armando Leyson, una cosa dejó claro la fracción priista de regidores: Cada cuál velará por sus intereses y poco será lo que puedan hacer, si se mantienen en la misma línea de oposición, como tampoco lo hicieron antes, perredistas y panistas.

Otra señal que mandan es que por lo pronto y si acaso había patrocinio de parte en lo que pretendía ser una postura real de oposición, cada quien de los regidores priistas tomará el mejor rumbo para sus intereses.