Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El día en que el feminicidio nos mostró su rostro

EL ANCLA

Por: Luis Enrique Ramírez

Foto: Reforma

Foto: Reforma

Un grito desgarrador, el drama en carne viva puesto ante nuestros ojos por tratarse de una figura pública, nos colocó ayer de golpe frente al feminicidio en toda su dimensión. Así padecen los asesinatos de sus hijas miles de madres mexicanas de manera cotidiana, en la soledad de su anonimato.

Nos referimos a la escena indescriptible, por su carga de dolor, donde la diputada federal Carmen Medel recibió, en plena sesión en San Lázaro, la noticia del homicidio de su hija Valeria, de 22 años de edad, en su natal Veracruz. La transmisión televisiva en vivo nos permitió asomarnos a esa realidad cotidiana que comúnmente no vemos.

Entre las exclamaciones de la legisladora morenista, presa de una fuerte crisis, se alcanzó a escuchar que responsabilizó del crimen al gobernador panista Miguel Ángel Yunes, quien en los comicios del 1 de julio fracasó en su intento de dejar como su sucesor a su hijo, del mismo nombre, y el próximo 1 de diciembre deberá entregar el poder a Cuitláhuac García, de Morena.

EL FENÓMENO CULIACÁN. En Sinaloa nos encontramos en medio de un caso de feminicidio de alto impacto, por tratarse de una profesora de Cobaes.

Ayer, el Instituto Sinaloense de las Mujeres levantó la voz para demandar que el asesinato de la maestra Aída no quede impune. «Exigimos que se haga justicia en este y en todos los casos que han llenado de luto y dolor a muchas familias sinaloenses», pronunció el Ismujeres en un texto firmado por su directora general, Reyna Araceli Tirado Gálvez, donde aclaró:

«No debemos confundirnos con respecto a lo que es y lo que no es la alerta de violencia de género. Esta no es una panacea y tampoco es una varita mágica para resolver el agravio de los feminicidios en nuestra entidad. Lo que la alerta busca es la construcción de una política pública para contrarrestar la violencia de género.

»No es fácil referirnos a la estadística sobre feminicidios, porque pareciera que estamos reduciendo a números casos que implican un profundo dolor humano. Pero las estadísticas ahí están, y son de utilidad para analizar las tendencias sociales.

»Al cierre del mes de octubre del 2018, en Sinaloa se registró una cifra acumulada de 37 feminicidios, contra los 73 casos que se contabilizaron para octubre del 2017. Esto significa que este año la cifra ha disminuido un 49 % con respecto al mismo periodo del 2017».

Ismujeres subraya que, de los 37 feminicidios registrados en Sinaloa al mes de octubre, 23 de ellos (el 63 por ciento) se habían presentado en Culiacán.

El municipio capital emerge como un foco rojo, contrario al resto del estado: en Ahome, por ejemplo, durante el 2018 se ha registrado un solo feminicidio. En Guasave, desde el 2017 a la fecha no ha habido ni siquiera uno. De hecho, en el presente año no se han cometido feminicidios en 11 de los 18 municipios del estado: Angostura, Badiraguato, Choix, Concordia, Cosalá, Rosario, Elota, Guasave, Mocorito, San Ignacio y Sinaloa.

«Sin triunfalismo alguno, que en este tema no tiene cabida», la titular de Ismujeres proporcionó estas cifras al admitir: «En Sinaloa aún nos faltan muchas cosas por hacer».

ALERTA Y VIGILANCIA. En aras de fortalecer la agenda de igualdad para Sinaloa, Araceli Tirado sostuvo una reunión de trabajo con la presidenta de la Comisión de Equidad, Género y Familia del Congreso del Estado, diputada Francisca Abelló Jordá.

Ambas coincidieron en que la seguridad e integridad de las mujeres y de las niñas de Sinaloa es el eje central de sus funciones. Establecieron, por ende, una prioridad: gestionar la óptima funcionalidad del albergue para mujeres víctimas de violencia, así como estar al tanto de los compromisos establecidos desde marzo del 2017, cuando se declaró la Alerta de Violencia de Género en cinco municipios que han cambiado de administración y que tendrán la tarea de dar seguimiento y resultados en ese tema.