Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El duelo de pistoleros sin pistola

Por: Filiberto Inzunza

Se parecía a Hopalong Cassidy, güero texano. Venía caminando por la acera de la avenida Escobedo, en el mismo mercado viejo. Parecía un pistolero. Yo iba a su encuentro. La gente se quedaba mirando, perpleja, asombrada. Se creía un duelo de “gun man” en pleno Centro de la ciudad. Él vestía un sombrero arriscado, como todo un cowboy. Su caminar zambo, jeans, camisa a cuadros y unas botas picudas ensalzaban su figura. Yo todo lo contrario. Juvenil, levis y playera azul, y una gorra de ESPN. Pero nadie desenfundó, los colts se quedaron en sus fundas. El saludo fue amistoso y el disparo que se escuchó fue de salva.

Era nuestro amigo Harry Arthur Patterson Martínez, el muchacho de la película, que así vestía, a pesar de que el carnaval en The Rosca City tiene rato que culminó. ¿Que ya no van a jugar?, me espetó, esa era la bala. ¡Así es, respondí!

Colofón. Y a propósito de manyis, burrules, fachupinis, -traducción- “Tengo la tanga tuya para esta Semana Santa”. ¡Ai´sí! El duelo y la interrogante era por la situación que priva en la Liga de Futbol Diamante-Platino, con la salida del cuadro Santaneros. Harry es un zaguero batallador del equipo Club de Veteranos. Se queja de que así, el torneo, con tres equipos: “No tiene chiste”. Pero así están las cosas, cada quien pelea sus intereses. Y entre la búsqueda de triunfos y trofeos, se ha perdido la convivencia. ¡Snif!