Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El ejemplo

¡INGENIO Y FIGURA...!

"El futbol no es una tarea, es un regocijo; no es una misión, es un acto de encantamiento". Copio ese pensamiento del editor "Rafa" Ramos, al escucharlo en ESPN. Y efectivamente. Ir a jugar futbol, o cualquier otro deporte, debe ser un regocijo, un alborozo, una alegría, un gozo.Sea la categoría que fuere. Sea el nivel que sea.Pero si hablamos del nivel de la Liga Diamante-Platino, un rango único, pues ahí se dan cita con la pelota jugadores arriba de los 60 años, con algunos refuerzos, que casi los "pellizcan", debe ser mucho más gustoso.Por eso hay que asistir a competir, con el entusiasmo de ganar, pero no de agredir o lastimar.Vuelvo a repetir esa frase inédita, para nuestro rango: "Ya no hay refacciones".Exacto. Una lesión, por más leve que sea, puede ser perjudicial, no sólo en lo físico, sino en lo moral, lo espiritual, lo anímico, por la edad. Se vale luchar, esforzarse y pelear en cada acción, en cada jugada.Es parte del juego, bien vale la pena discutir un balón, para buscar la portería rival. Pero no vale la pena que en juego de la "patada" se involucren los golpes, como si fuera una arena de box, y máxime a esa edad.

Ejemplo. Y a propósito de conyimes, prixes, forrimakitakis, -traducción- "No hay cielo sin estrellas, no hay belleza sin tus ojos". ¡Ai'sí!Llegar a los golpes con los puños ante la mirada de chicos y grandes, no es buen ejemplo para los que ejercen el deporte. La calentura es frágil, por eso quiebra al más templado.Olegario Peñuelas y Jesús "Abuelo" Parra dieron un indignante espectáculo. Sabemos que al futbol alguien por ahí le puso "El juego del hombre", pero no necesariamente para blandir la espada, sino para batir el miedo.

[email protected]