Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El engaño gubernamental

GUASAVE

Nadie sabe, porque nadie informa nada, en qué radicó el fracaso del esquema de pignoración para comercializar las cosechas de frijol.

Lo único real es en consecuencia que los productores de Sinaloa y especialmente del norte enfrentan uno de los peores escenarios económicos que recuerden.

Se sabe sí, que los gobiernos federal y del estado, al igual que acopiadores, finalmente no llegaron a ningún acuerdo para estimular la comercialización y por lo tanto, los recursos prometidos jamás llegaron.

En ese sentido, absolutamente desprotegidos los frijoleros realizan entregas de pánico a los empresarios, que aprovechándose de la circunstancia están comprando a precios leoninos.

De hecho, según dirigentes agrícolas, el mercado ha colapsado y se prevén importantes pérdidas, pues los productores entregan con promesa de pago, no más arriba de 11 mil pesos por tonelada.

Para los frijoleros la situación es desesperante, habida cuenta que según sus cálculos con el precio desplomado al que se ven obligados a vender, no alcanzarán ni siquiera a cubrir los costos de producción.

El problema es muy delicado, porque las mismas expectativas se prevén a la hora de comercializar el maíz y el garbanzo que son las cosechas que están en puerta.

Es decir, sumada a la crisis que generará la fracasada comercialización del frijol, igual se espera la que viene con efectos multiplicadores en la economía de la entidad, que no se descarta la posibilidad de repercusiones depresivas.

En el sector agrícola hay una profunda irritación por el hecho de que el gobierno abandonó a su suerte a los productores, pues finalmente el programa de pignoración, el que por cierto tampoco tenía un destino cierto, al caer el día, resultó una engañifa, no sólo de la administración de Mario López Valdez, sino también del propio presidente de la república, Enrique Peña Nieto.