Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

El espíritu de Margarita en el debate de Tijuana

Por: Jorge Fernández Menéndez

Margarita Zavala.

Margarita Zavala.

Todos sabíamos que el debate del próximo domingo sería clave para el futuro del proceso electoral. Pero la renuncia de Margarita Zavala a su candidatura independiente le ha otorgado a ese debate mayor importancia aún.

No queda claro cuántos votos representaba Zavala: en las encuestas había oscilado entre 3 y 7, pero también hace un año, antes de que dejara el PAN al ver impedida su candidatura, estaba en todas las encuestas empatada y en ocasiones por arriba de López Obrador. El peso y la influencia de Margarita es real y se refleja en la forma en que fue recibida su renuncia.

Pero el problema no es ver cuántos votos se canalizan hacia José Antonio Meade o hacia Ricardo Anaya. Margarita no ha presentado ningún compromiso en ese sentido y se ve difícil que lo haga.

Pero lo importante es ver cómo puede, esa renuncia, catalizar el proceso de decantación del voto. Hoy sigue habiendo una mayoría clara del candidato de Morena, quizás menor a la que creen algunos simpatizantes de López Obrador, pero también sigue existiendo un margen alto de indecisos y de personas que teniendo definido un voto pero que aceptan que pueden cambiarlo antes del primero de julio. La pregunta es si existirán las condiciones y los incentivos para llevar a unos a votar y a otros a cambiar su voto.

Para Ricardo Anaya, la renuncia de Margarita es una oportunidad invaluable. Si logra llegar a un acuerdo con ella o con parte de su equipo podrá intentar componer el que ha sido su mayor problema, la ruptura del PAN: renunció Margarita, pero al mismo tiempo otros panistas destacados han terminado con Meade, con López Obrador o retirados momentáneamente de la política.

Ricardo Anaya

La alianza con el PRD ha desdibujado el perfil panista, mientras que el propio PRD se debilita en muchos frentes. Pero su candidatura sigue ahí y apuesta, lo ha hecho no desde hoy sino desde diciembre pasado, al voto útil. Sin embargo, no veo cómo podría capitalizar votos priistas en su favor. En los hechos hay priistas que se han movido de ese partido pero ninguno hacia el Frente y otros en torno a López Obrador. Si obtuviera el apoyo de Margarita podría dar un gran paso adelante, sobre todo con una base panista que se ve desorientada. Pero tampoco se percibe que Zavala esté muy dispuesta a llegar a un acuerdo con Anaya. Eso no debería impedir que parte del equipo que respaldaba a Margarita lo haga, pero el impacto sería, es, diferente.

Por otra parte, para nadie es un secreto que existe una buena relación personal e incluso política de Zavala con Meade. El actual candidato del PRI, Verde y Nueva Alianza fue un miembro importante y bien valorado del gabinete de Felipe Calderón. Existen coincidencias reales. El problema es que se ve también muy difícil que Margarita termine trabajando con la marca PRI. Sería por lo menos interesante, si es que eso se produce, que se pudieran conjuntar en torno a Meade un grupo de personalidades que no lo alejen no del PRI, al que necesita, sino de la marca PRI. El apoyo de Vicente Fox es apenas un paso pequeño en ese sentido y el tiempo se acaba. 

Como habrá colaboradores de Zavala que se incorporarán con Anaya, habrá quienes también quienes respalden a Meade. Pero en ninguno de los dos casos pareciera existir un vuelco general hacia uno u otro candidato. Y la propia Margarita parece estar pensando en preservar el capital político que le ha dado este proceso para después del primero de julio. Pero lo importante no son los colaboradores, es cómo lo perciba la gente.

Se reúne Meade con Vicente Fox, ¿de qué hablaron?
Se reúne Meade con Vicente Fox.

Por eso, lo que hagan Meade y Anaya en el debate del domingo será clave para definir cuál de los dos puede colocarse como una alternativa viable a López Obrador. Cuando se dé el próximo debate el 12 de junio, faltarán apenas dos semanas para los comicios y, en todo caso, ese debate será importante para optar entre los dos que vayan punteros en la elección. La renuncia de Margarita cataliza este proceso y, paradójicamente el domingo, cuando no participe en el debate de Tijuana, estará más presente que nunca.

TRANSPORTISTAS
Para nadie es un secreto que el transporte público en buena parte de la zona metropolitana de la Ciudad de México es, sencillamente, un desastre, un ámbito donde la delincuencia se ensaña con los pasajeros y en ocasiones con los conductores (porque desgraciadamente en otras ocasiones éstos terminan siendo cómplices de los delincuentes) y donde la gente viaje en las peores condiciones. 

Por eso en el Estado de México se decidió que el transporte público requiere una profunda transformación que incluya nuevas unidades (que deben tener menos de 10 años de antigüedad), videocámaras, botones de pánico, GPS e identificación cromática, o sea que tengan colores que los identifique claramente, incluso por rutas. No es nada extraño ni un capricho: así funciona el transporte público en casi todas las grandes ciudades y áreas metropolitanas del mundo. La enorme mayoría de los transportistas lo hacen aceptado, saben que eso mejora su seguridad y su negocio. Una minoría paralizó ayer buena parte de la Ciudad de México y el área metropolitana, porque quieren seguir en un pasado del que de alguna forma están sacando ventaja a costa de millones de pasajeros.

En esta nota:
  • Razones