Opinión

El estadio de futbol que viene...sin un equipo que lo cobije

Amanecer Deportivo

Por  Raúl Brito

Mazatlán cobija ya -en medio de una fantástica danza de millones y sueños que rayan en la utopía- el nuevo estadio de futbol profesional, pero sin tener en claro qué liga (y qué equipo) podría albergar a partir de mayo de 2020.

Lento, pero seguro, el ente fulgurante del quirinismo, que en dos años pone ‘pies en polvorosa’ a su administración, se erige en el puerto, abrazado por las más halagüeñas expectativas de cristalizar la reactivación de una franquicia profesional después de un año de melancólicos suspiros por la obligada ausencia de un representativo en el campo.

Si a proyecciones y trascendidos nos remitimos, el puerto estaría en condiciones de incubar de nuevo una franquicia que daría pie a la reactivación de la Liga Premier de Segunda División o a la incursión de una (remota) Liga de Ascenso, pero lo cierto es que ninguna autoridad se ha atrevido a ventilar lo que pasará después de mayo de 2020 cuando -se supone- deberá quedar listo el añorado recinto.

Pareciera que el ‘góber piadoso’ se aventó al ruedo de la construcción sin tener en mente qué vendrá después, preocupado más en dejar una obra que, en el futuro y justamente por lo magno de su edificación, le deje jugosos dividendos económicos y hasta políticos que nadie querrá regatear.

Despacio...que llevo prisa...¿rumbo a 2021?

Unas veces se reúne con colonos, otras ‘cascarea’ en una cancha con basquetbolistas. Unas más se placea -sombrero en ristre, desenvuelto, condescendiente- en un desfile cívico-militar y otras se deja consentir -con preguntas a modo- en programas ‘feybuqueros’ bajo su subsidio. ¿Alguien tendrá alguna duda sobre a lo que le tira el MC? Ya probó las mieles de la función pública y va por más. Y es que 2021 -cuando se realizará el siguiente proceso electoral local- está a dos pasos de la codicia política y ya los malpensados ven al director del Imdem ‘encampañado’ en busca de ¿alguna curul? ¿o cargo estatal? No en balde -vaya- se reúne con colonos, ‘cascarea’ con su muy peculiar estilo y desfila en un baño de pueblo que pretende cincelar en el imaginario colectivo. Ya se sabe, ya se supo.

¿Qué, quién, cuándo, dónde, cómo y por qué?

Y a propósito del Imdem ‘alvarista’, trascendió que ya se agotó por parte de este órgano rector el presupuesto asignado para 2019. El oneroso gasto corriente, la abultada nómina burocrática y los gastos en ciertos rubros habrían dado al traste con la millonaria partida presupuestada para el deporte este año que prácticamente agoniza...Por los rumbos del artemarcialismo, se supo que será hasta noviembre cuando se realizará la cada vez más excelsa Liga Profesional de Karate (LPK), tradicionalmente efectuada este mes...Y ya que andamos con las posposiciones, ¿alguien sabe qué pasó con la Clásica Ciclista Santa Rita que, según su tradición, debió efectuarse entre junio y agosto pasado? Lo cierto es que la otrora competencia ciclista más importante en el sur de Sinaloa -la joya perlada a manos llenas en la era coppelista- dejó atrás años de bonanza, venida a menos cada vez. Insisto: ¿alguien sabe qué le pasó?

Y ya con ésta...

Que -si no hay cambio de última hora- mañana habrá una comida (¿o cena?) oficial por parte de las autoridades deportivas locales con los medallistas panamericanos oriundos de Mazatlán. Inicialmente, el cónclave se agendó para la semana pasada, pero Lorena -el desgraciado temporal- estropeó los planes y la reprogramaron para este viernes. No se sabe, sin embargo, si la autoridad aprovechará la ocasión para entregar un estímulo económico a sus orgullosos atletas porteños. Nadie sabe, nadie supo.