Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El estigma de los tatuajes

Per saecula saeculorum

No me acuerdo de niña haber visto muchísima gente circular con tatuajes por la vida, quizá porque en el medio en que me movía no se daba mucho aquello del "atrevimiento", más sin embargo los pocos que vi o las personas con las que me crucé durante mi infancia y cuya piel llevaba impresa letras o imágenes artísticas, románticas o hasta escalofriantes no me parecieron nada del otro mundo, ni a mí, ni a mi madre que jamás me dijo que algo estaba mal con ellos, ni que eran raros, ni que no me acercara, mucho menos que no lo hiciera. Así que muchos años después cuando me encontré con la edad legal para hacer lo que aquí en México se hace desde que se tiene 15 años decidí hacerme un tatuaje. Recuerdo que mi decisión nació de un sentimiento que no era de rebeldía, ni de añoranzas de ser alterna, ni diferente, ni superior, ni chola, ni marinera, ni presa, ni vándala, ni carcelera, simplemente quería llevar conmigo plasmado algo que me pertenecía, algo que era yo, un detalle decorativo que lo evidenciara y una pequeña puerta a los recuerdos de mi corta vida. Una estrella de David siempre fue lo único que pensé, debido a que meses atrás se había apagado una de mis propias estrellas y así como el católico hubiera escogido la de Belén, yo, haciéndole honor a mis abuelos, bisabuelos y tatarabuelos judíos elegí esa opción mientras me moría de frío una noche cuando me fui a estudiar. Como nunca he sido de las que le hecha mentiras a su mamá y mi madre jamás ha sido de las que hacen drama en vano decidí marcarle y avisarle mi intención de alterar mi lienzo corporal. Su reacción fue muy chistosa para una mamá ya que en vez de regañarme, tratar de hacerme cambiar de opinión o simplemente colgarme, decidió aconsejarme: "Ay pues ya que te lo vas a poner, póntelo chiquito, y así, y asá y en un lugar que no se te vea para que no andes escandalizando viejitas". Tan bien me conoce mi madre que sabía que aunque tratara de persuadirme de todas maneras lo iba a hacer, pero de esta manera ¡Más contenta! Con cuidado y precauciones. Desde entonces hace ya hace más de 15 años me sigue mi estrella a todos lados a los que voy, a veces se me olvida, a veces me la recuerdan, muchas veces no se me ve, otras me la descubren, los niños se encantan, los papás se asustan, las viejitas al modo se escandalizan y lo curioso es que ningún trabajo me han negado o de ningún trabajo me han corrido por llevar mi estrella en la espalda. Ni a ninguno de mis hermanos, ni primos que también quisieron la suya y la obtuvieron. Desgraciadamente en nuestra sociedad los tatuajes en general pueden provocar muchas reacciones, desde admiración, asombro, curiosidad, hasta miedo, asco o rechazo, pero el caso es que nunca pasa inadvertido. Clarísimo que es entendible que la gente del pasado (viejas generaciones) lo vea de esa manera, ya que relacionaban al mundo de los tatuajes en las cárceles y barcos más temidos de todos los tiempos, así como con la "Mara Salvatrucha" y los cholos, pero si se ponen a ver un día el Discovery Channel, investigan en la red o leen un poco a Darwin se podrán percatar que no se puede nombrar ni un solo gran país desde las regiones polares del Norte hasta Nueva Zelanda en el sur, en el que los aborígenes no se hicieran tatuajes en todo su cuerpo, con un profundo significado cultural y religioso. Hay que abrir los ojos y saber leer lo que hay dentro del libro atravesando la portada, porque es muy curioso y hasta chistoso ver u oír a hombres y mujeres manifestándose negativamente hacia los "tatuados", cuando ellos mismos son o tienen esposas con un cejón negro tatuado porque ya no tenían ni un pelo como "Titino", un rayón azulado en el ojo pa que no se le vea tan "chochi" o caído y una trompa hinchada y medio chueca porque a la que se la tatuó le tembló la mano en el momento incorrecto… ¿No es acaso la misma cosa pero menos artístico? Y a estas personas nadie las percibe como liberales, ligeras, anárquicas, rebeldes o delincuentes… simplemente son ¿Vanidosas?... Y tu ¿Qué te tatuarías? /// /

[email protected]