Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El fantasma de La Lechuguilla.

LOS MOCHIS.

Los ejidatarios de Las Grullas Margen Derecha se manifestaron ayer en Palacio Municipal de Ahome para exigirle el pago de sus tierras al director de Inspección y Normatividad, Humberto González Díaz, a quien vendieron como intermediario de inversionistas para el megaproyecto turístico La Lechuguilla.

Con pancartas y consignas, los ejidatarios llegaron para revivir el caso del presunto fraude que cometió en la cuestionada operación para instalar en la bahía el megaproyecto con el argumento que traería el progreso a esa zona de Ahome. Unos cayeron en el "garlito" por ambición propia y que les despertaron los líderes del ejido; otros de buena fe, pero otros se negaron a vender porque ya conocían los antecedentes de Humberto González y por el precio irrisorio que ofrecía.

Para esto, este tenía de aliado al líder del ejido, Antonio Torres Reyes, panista que hizo trabajo a favor del proyecto de González Díaz, con acuerdos, según algunos ejidatarios, en lo "oscurito". Pero el proyecto de La Lechuguilla se entrampó porque ejidatarios que se negaron a la venta interpusieron juicios legales y luego los que sí vendieron sus tierras no recibieron el pago acordado. Y para ponerle cereza a La Lechuguilla, surgieron las versiones de que los inversionistas fueron fraudeados por González Díaz. O sea, fraudeó a los inversionistas y a "nosotros", según denunciaron los ejidatarios. Pero cuando se vino la campaña por la alcaldía apareció como coordinador general del candidato del PRI, Arturo Duarte García, lo que generó animadversión. Sin embargo, lo sostuvieron y el resultado fue desastroso, pese a que Duarte García ganó la elección.

Cuando González Díaz apareció en el gabinete, cuestionaron su nombramiento, pero Duarte García salió en su defensa porque no había demanda penal en su contra. Sin embargo, el hecho de que no haya demanda penal no quiere decir que González Díaz no tenga cuentas pendientes.

Ahora sale con que sí les debe a los ejidatarios. Ante lo evidente ¿lo seguirá defendiendo el alcalde?.