Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El góber güero

JAQUE MATE

La moderación es fatal. Nada tiene tanto éxito como el exceso.

Oscar Wilde

No soy chiapaneco, pero me temo que no ha habido forma en los últimos tiempos de escaparse a la imagen de Manuel Velasco Coello. El gobernador es muy joven: tiene apenas 33 años de edad (nació el 7 de abril de 1980), pero se ve más joven todavía. Veo una fotografía de su toma de protesta, el 8 de diciembre de 2012, y parece que un adolescente estuviera jugando a ser gobernador.

Velasco Coello tiene, sin embargo, un buen kilometraje acumulado en la política. Su abuelo, el médico Manuel Velasco Suárez, fue gobernador de Chiapas de 1970 a 1976. El niño Velasco era uno de los nietos que se encontraban con él en año nuevo de 1994 en San Cristóbal de Las Casas cuando se produjo el levantamiento zapatista y el exgobernador llamó por teléfono a su yerno, Manuel Camacho Solís, en ese entonces secretario de relaciones exteriores, para informarle.

Velasco Coello perdió a su padre muy joven, a los siete años de edad. Quizá influido por su abuelo, en 2001, el mismo año en que éste murió, se convirtió en el diputado más joven de la legislatura estatal chiapaneca. Tenía 21 años. No terminó su primer período legislativo. En 2003 fue electo diputado federal plurinominal. En 2006 pasó al Senado postulado por el PRI y el Partido Verde. Al tomar protesta, a los 26 años, se convirtió en el senador más joven de la historia del país.

Fue electo gobernador en 2012 con 67 por ciento de los votos, el mayor porcentaje de ese año en el país. Cuando tomó protesta el 8 de diciembre, a los 32 años, fue otra vez el más joven: en este caso, gobernador de la historia de Chiapas.

Su mandato se ha visto marcado por el manejo de la enorme deuda pública heredada de su predecesor, Juan Sabines, y por su noviazgo con la cantante Anahí. Muchos críticos señalan que Velasco ha querido aprovechar la relación con una mujer famosa del espectáculo para impulsar su carrera política como Enrique Peña Nieto lo hizo con su relación con Angélica Rivera.

Quienes han asistido a sus presentaciones públicas en el estado me dicen que Velasco tiene una gran popularidad. La gente se le acerca con facilidad. Los indígenas lo llaman Güero.

El Góber Güero ha sido particularmente generoso con los medios de comunicación. Desde que asumió el poder hemos visto una serie de inforreportajes e inserciones pagadas para promover el estado que en realidad buscaban impulsarlo a él. La estrategia alcanzó su punto más intenso en diciembre de 2013 cuando un reportaje de portada de la revista Cambio llevó su rostro a un punto de saturación no en Chiapas, sino en el Distrito Federal.

El Partido Acción Nacional ha presentado una denuncia en contra del gobernador ante el Instituto Federal Electoral por publicidad indebida. El director jurídico del comité ejecutivo nacional del PAN, Eduardo Aguilar, ha calculado en 10 millones de dólares el gasto de autopromoción del gobernador. El gobierno de Chiapas ha señalado que no es responsable de la difusión que haya realizado la revista Cambio. El propio gobernador, sin embargo, no ha salido al público a aclarar las acusaciones, lo cual es paradójico en un gobernador enamorado de los medios.

Si Velasco Coello pensó que saturar la ciudad de México o el país con su imagen lo beneficiaría, y quizá facilitaría una posible campaña presidencial, se equivocó. La visión de un gobernador que gasta el dinero de un estado pobre para promoverse no lo ayuda en nada. Quizá en esto haya una lección para todos los políticos. La política es como la cerveza: nada con exceso, todo con moderación. De lo contrario termina uno en el lavadero público junto con Cristian Castro y Lucero.

CNTE VS MAM

Viene una confrontación. Miguel Ángel Mancera dice que no intervendrá en el derecho de manifestación de la CNTE, pero añade que no permitirá que la organización siga tomando espacios públicos y realizando plantones. La CNTE, mientras tanto, está convocando tropas para intensificar sus movilizaciones y tomar más espacios públicos.

Twitter: @sergiosarmient4