Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El increíble Hopkins

MI PUNTO DE VISTA

Realmente increíble lo que Bernard Hopkins ha hecho de su carrera, a tal grado de que a sus 49 años de edad sigue siendo un ejemplo para muchos jóvenes y otros no tantos.

Verlo derrotar con lujo de facilidad a un boxeador 19 años menor, fue todo un agasajo para este hombre con historial inmaculado, y que camina directo al Salón de la Fama cuando se decida colgar los guantes.

Tal vez las neuronas ya no me ayuden, pero sólo he conocido a un pugilista que se haya aproximado a esa edad y mantener vigente. Me refiero al exmonarca de peso completo George Foreman.

Hopkins no ha estado bajo las candilejas, ni perseguido por las cámaras y sus paparazis en los últimos años. Es decir, no ha tenido el verdadero reconocimiento a su perseverancia, constancia y disciplina. Porque no es fácil desenvolverse, a esa edad, con esa facilidad que el rey de los semicompletos lo hace.

Bernard le dio una cátedra de boxeo al descendiente de rusos el sábado pasado, con una decisión que para todos fue unánime, incluyendo a dos de los tres jueces, con excepción de Gustavo Padilla, quien vio ganar al nativo de Kazajistán, Beibut Shumenov, por un punto, cuando en mi opinión, y en la de los otros dos árbitros, el norteamericano obtuvo al menos 10 de los 12 rounds.

Hopkins es actualmente el boxeador más longevo en activo, y mire usted que ni lo aparenta. Tal vez no se desenvuelva como un chamaco de 20 años, pues todos sabemos que las divisiones arriba de los pesos súper medios son pugilistas de poca velocidad de piernas.

Pero Bernard soltaba su jab de izquierda y volados de derecha con una velocidad increíble. Beibut nunca pudo sacudirse esos golpes que terminaron inflamándole el rostro.

El tiempo no parece afectar a Bernard, sino todo lo contrario. Aquí encaja muy bien aquel dicho de que "más sabe el diablo por viejo, que por diablo".

El moreno quiere hacer más historia, y se ha propuesto convertirse en el rey absoluto de esa división. Por lo pronto, ostenta los títulos de la FIB y AMB, porque su pelea con el ruso fue unificatoria. Nada lo detendrá para arrebatarle el cinturón al monarca del CMB, Adonis Stevenson, cuyo combate podría resultar más interesante.

"Travieso". Va en serio una eventual contienda entre el mochitense Jorge Arce y el boricua Juan Manuel López. En la isla del encanto la quieren, y conociendo lo temerario y la actitud del sinaloense, este combate hay que considerarlo como casi un hecho para el mes de agosto.

López ya no es el mismo boxeador desde que el "Siri" Salido le dio la paliza de su vida en su propia casa. Arce es un deportista que ya vio pasar sus mejores años, pero que quiere seguir vigente a base de valentía que de recursos.

El mexicano tiene un objetivo; ganar su cuestionado sexto campeonato del mundo, cuando para muchos son realmente cuatro y para otros cinco, por aquello de los interinos.

¿Pero a quién le importa cuántos son oficialmente, cuando existe de por medio un combate que podría redituarle un buen número de billetes verdes que bien podrían convertirse en su pensión?

Me gusta la batalla, pero al mismo tiempo no, pues pienso que Jorge podría salir lastimado.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.