Opinión

El ingenio

Por  El Ingenio

Se va. Dicen que contra su voluntad, el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, va a ceder a la petición de los regidores petistas, morenistas, el pasista y panista, quienes hacen mayoría en el Cabildo, de destituir a Andrés Estrada Orozco como secretario del Ayuntamiento. No le quedó de otra. Ya se sabe que el comisionado del Partido del Trabajo en Sinaloa, Leobardo Alcántara Martínez, operó la jugada aprovechando su ausencia, lo que descarta que Chapman haya dirigido la operación para deshacerse de Estrada Orozco.

Se habla que la decisión de separar a Estrada Orozco ya está tomada para coraje de los aduladores de este y el alcalde. Ante la petición de apoyo de los petistas para tal acción, los morenistas se sumaron por sus propias razones sin tomar en cuenta al coordinador municipal de Morena, José Borunda.

El pasista Fernando Arce y el panista Alfonso Pinto se sumaron a ciegas, en tanto los priistas se reservaron, se mantuvieron al margen, pero en una reacción equivocada Estrada Orozco fue a quienes golpeó al cuestionar al exalcalde y secretario de Desarrollo Social en Sinaloa, Álvaro Ruelas Echave, para tratar de justificar que no tiene relación con priistas. Así les agradeció, lo que confirma su falta de oficio político. 

Aviso. En realidad, el golpe a Estrada Orozco es para el alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, que muchos visualizan que tiene los días contados tomando en cuenta la postura de Alcántara Martínez, quien planteó a su gente en Ahome que se preparen para tomar el control del Ayuntamiento. Ya inició la operación para terminar con la salida de Chapman. Para eso van a tomar de base la demanda de los organismos de la sociedad civil que piden su salida. Por eso, al ver en peligro su posición Chapman regresó ayer antes de que se le venciera el permiso que solicitó a Cabildo, que sesionará hoy y en la que si la sigue haciendo al vivo le dan un “golpe de Estado”.

La miopía política de Estrada Orozco no le permitió ver lo que venía. Cuando se le preguntó si era necesario que regresara Chapman, dijo que no. Un día después ya se vio que sí. Para distender el conflicto, Chapman ya tomó sus decisiones, si es que no cambia de última hora, aunque con él todo se puede esperar.

La que entra. Para tratar de poner a salvo su posición, se da por hecho que el alcalde Guillermo “Billy” Chapman le va a entregar a Juana Minerva Vázquez la secretaría del Ayuntamiento, en lugar de Andrés Estrada Orozco. No se sabe aún quién entra por ella como directora de Planeación e Innovación, pero las señales están muy claras: Juana Minerva Vázquez viajó exprofeso a la Ciudad de México, donde se supone que vio a Chapman.

Ella misma subió a las redes sociales ese viaje con la intención de que se supiera. Vázquez sería la posición de Alcántara, pero al final de cuentas muchos dicen que ella se encargaría de darle la estocada final a Chapman y con posibilidades de ser su relevo. La versión no está tan descabellada porque el alcalde prácticamente se quedó solo por sus propias bravuconadas, que tienen la credibilidad del gobierno petista-morenista en los más bajo. La ruta para su relevo ya está trazada.

Al garete. En medio de la crisis política, que no llega a la ingobernabilidad, el ambiente en las sindicaturas se sobrecalentó porque todo está suelto en el plebiscito. Los candidatos y sus seguidores se dan con todo. Y hacen de todo. Dicen que los candidatos oficialistas-chapmistas tienen todo a su alcance. Por ejemplo, ayer en el Poblado 5, Valle del Carrizo, llegaron unas motoconformadoras para raspar las calles y, para sorpresa de muchos, las máquinas llevaban propaganda del candidato a síndico Francisco Leyva. Se habla que eso se replicó en las otras sindicaturas. Y eso no cuesta cinco pesos.