Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El legado de Sulaimán

MI PUNTO DE VISTA

Sólo la muerte pudo separar a don José Sulaimán como presidente del Consejo Mundial de Boxeo, organismo al que fue ungido desde 1975, el que construyó y convirtió en el más poderoso del planeta, y del que estaba próximo a cumplir 40 años como dirigente.

El sempiterno patriarca del pugilismo, al que muchos boxeadores de baja calidad y perfil le deben el gran favor de haberles brindado la oportunidad de presumir un título, falleció la tarde del jueves en Los Ángeles, aplicándole un gancho mortal a esta disciplina que el tamaulipeco revolucionó y transformó con decisiones tan importantes, como aquella en que cortó las cadenas de combates a 15 asaltos para reducirlos a 12.

Citar las múltiples acciones que a favor del boxeo hizo este hombre todavía hasta sus 82 años sería interminable.

Pero entre las que más afloran y se recuerdan en estos momentos, son, además de cambiar el formato de 15 a 12 capítulos, establecer un fondo de retiro o pensión para aquellos excampeones mundiales que viven en desgracia y deplorables condiciones, tras los derroches excesivos del dinero que con tanto sudor y sacrificio ganaron arriba del cuadrilátero.

Don José fue un hombre que luchó por otras más causas, y que defendió al Consejo Mundial de Boxeo hasta en los tribunales.

El CMB sufrió severos golpes ante múltiples demandas de boxeadores y empresarios que intentaron desestabilizar al organismo. El más fuerte, se recuerda, fue aquel de 2004 en el que un juez de la corte de Nueva York obligó a Sulaimán y al consejo a indemnizar con 31 millones de dólares al alemán Graciano Rocchigiani, alegando haber sido despojado de su corona mundial de una forma arbitraria por el CMB.

En una de las muchas ocasiones que tuve la oportunidad de entrevistarlo, don José me dijo respecto a ese caso que intentó persuadir a la Corte y al jurado de que nunca fue culpable ni responsable del daño que Rocchigiani alegó. El teutón simple y sencillamente obtuvo la bolsa más alta e histórica en este deporte, y sin soltar un solo golpe.

El hombre le deja un extraordinario legado al boxeo en el mundo, y será muy difícil que alguien pueda llenar sus zapatos.

Descanse en paz.

Recuerdos. Al conocer la noticia, el extriple campeón mundial, Julio César Chávez, me comentó la tarde del jueves que para él fue como si se hubiese muerto su padre.

Don José fue un hombre importante y clave en la carrera del gran campeón mexicano, pues no solamente le abrió las puertas del organismo y le brindó la oportunidad de ceñirse tres títulos verdes, sino que luchó e insistió lo suficiente para convencerlo de abandonar el falso camino de las drogas.

Chávez siempre lo vio y consideró como un hombre ejemplar, visionario y apasionado del boxeo.

Su relación con el ahora exjerarca del consejo fue muy profunda, pero con quien también llegó a tener algunas diferencias, originadas estas por muchas razones, entre ellas, la presión que don José intentó ejercer para que botara a la basura los títulos que no fueran del CMB y que Chávez ganó en combates contra José Luis Ramírez y Meldrick Taylor; el tratar de controlar su vida en esos tiempos en que nadie podía controlar las conductas del sinaloense, y las amenazas de Sulaimán por desconocer a Chávez Jr. cuando este último estaba indeciso por darles la oportunidad tanto a Sergio "Maravilla" Martínez como a Marco Antonio "Veneno" Rubio.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.