Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El menos culpable

MI PUNTO DE VISTA

El 29 de mayo del 2012 la directiva de Dorados hacía el anuncio oficial de que Francisco Ramírez era el nuevo timonel del equipo. Casi dos años más tarde, sin dar la cara y escudándose en un documento, el cual no tuvieron ni la más mínima atención de colocar en las redacciones en horario adecuado, informan que Paco ya no dirigirá más al cuadro sinaloense.

Sobre el alumno de Ricardo La Volpe cayó toda la responsabilidad del pésimo paso y trabajo que la escuadra local realiza en el Torneo de Liga, cuando todos sabemos que la calidad del equipo no está como para Primera A, sino para una Segunda División. Pero resulta más fácil y práctico despedir al timonel que al grupo de elementos que no son capaces de revertir los resultados adversos en la Liga MX. Sucede no solamente en el futbol, sino en todos los deportes profesionales.

Ramírez estuvo en el banquillo como técnico durante tres torneos cortos y este último, tras el que quedó sin chamba sólo porque ese "poderoso trabuco" que le armaron no ha sido capaz de alcanzar cuando menos un punto en tres salidas.

Lejos de los resultados adversos, podríamos entender que a la directiva no local, sino aquella que controla el equipo desde la frontera, se le agotó la paciencia, o bien, optaron por preparar a uno de sus hombres que trabajan en fuerzas básicas, como es Diego Torres, quien este sábado hará su debut dictando sus conocimientos y estrategias frente a los campeones Leones Negros de la Universidad de Guadalajara.

Una vez más se demuestra que los famosos proyectos a largo plazo no existen y que tampoco se respetan. Para Ramírez, cristalizarlos en tres campeonatos no era tiempo suficiente. Tampoco llegó con una varita mágica.

Ramírez es un buen técnico, pero, insisto: las piezas con las que jugó este ajedrez no son las adecuadas.

Relevo. El hombre que viene a sustituirlo podría cambiar las cosas, pero tendrá que redoblar esfuerzos y trabajar más en cambiar la actitud del grupo. Diego ha hecho un buen papel con jugadores Sub-20 y la prueba más fehaciente está en los resultados que esos chamacos están arrojando en la Copa.

Dice que solamente viene por este partido. No sabemos si creerle, porque la situación del equipo no está como para experimentos. O viene a tomar todo el control por lo que resta del campeonato, o mejor que se regrese con los jóvenes para aspirar a un trofeo que tiene el mismo valor que una moneda de tres pesos.

Muchos seguimos pensando que la función de Dorados es la de una filial. Hay equipos en Primera División a quienes no les interesa que su "sucursal" ascienda; el de Dorados puede ser un caso similar.

Sí, porque, de lo contrario, desde el mismo año en que descendieron la directiva se habría preocupado por obtener excelentes contrataciones y elegir a un técnico con esos ideales de estar en el máximo circuito.

La oportunidad para Diego allí está y depende de él aprovecharla. Dorados puede ser su plataforma de lanzamiento para alcanzar su sueño de ser un técnico exitoso. Y de los resultados que empiece a arrojar su trabajo a partir del próximo sábado dependen los mismos. Su mano debe enseñar muchas cosas no sobre la marcha, sino desde el principio.

--

Ayer, Dios me permitió escribir estas líneas; hoy, sólo Él sabe si podré hacerlo de nuevo.