Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

El negocio del odio

ALGO DE NEGOCIO

Podría imaginar que una motivación para crecer una empresa, y en este caso dos empresas, fuera el odio y para rematar entre dos hermanos?

Herzogenaurach es un pueblo medieval en el centro de Alemania con 24,000 habitantes. Fue en esta ciudad donde nacieron las marcas deportivas Adidas y Pumas.

En 1920, Adolf Dassler inició la producción de zapatos para correr. Eran de fabricación artesanal y su innovación fue ponerles clavos en las suelas que eran de cuero, recuerden que las pistas de atletismo en ese tiempo eran de tierra y arcilla. Su hermano mayor, Rudolf, era quien las vendía. En 1924 se funda de manera formal la fábrica de zapatos de los hermanos Dassler, que también fue el nombre de la empresa.

Adolf, a quien le decían Adi, era un artesano introvertido, muy escrupuloso y con obsesión en la calidad. En cambio, su hermano Rudolf era extrovertido, sociable y fue quien llevó las relaciones de la empresa.

Para darnos una idea de lo pragmáticos que fueron, les doy un ejemplo. Durante las olimpiadas de Berlín en 1936, con el régimen nazi a todo lo alto y con Rudolf siendo un miembro del partido y seguidor de Hitler, al ser ellos los proveedores del equipo olímpico alemán proporcionaron un par de sus zapatos al corredor negro de nacionalidad estadounidense Jesse Owens, quien ganó la medalla de oro en los 100 metros planos y provocó la ira de Hitler, quien se salió del estadio para no colocarle la medalla.

El inicio de la ruptura de los hermanos se da cuando Adi se casa con Kathe, quien se involucra e inicia a intervenir en el negocio de fabricante, teniendo serias diferencias con Rudolf. Al iniciar la Segunda Guerra Mundial, se ordena que la fábrica de los hermanos produzca tanques y lanzamisiles. Como encargado de la fábrica se nombró al hermano Adi; en cambio, Rudolf fue enviado al frente de batalla en Polonia.

Al concluir la guerra y ocupar Alemania, los aliados encarcelan durante un año a Rudolf bajo los cargos de haber pertenecido a los servicios de inteligencia de las SS. Siempre culpó a su hermano de traicionarlo y durante toda su vida, Adi se encargó de recordarle al mundo el pasado nazi de este, aunque él también se vio beneficiado de esa relación.

En 1948 Rudolf fundó la empresa Puma. En 1949 Adi, quien se quedó con la fábrica original, cambió el nombre de la empresa en Adidas, que es el diminutivo de su nombre (Adi) y las primeras sílabas de su apellido (Das).

Al estar en el mismo pueblo las dos fábricas, la rivalidad también dividió literalmente a este. Casi todo el pueblo tenía una relación directa o indirecta con una u otra empresa y el río Aurach era la frontera entre ambos, no se hablaban unos con otros, no asistían a los mismos bares, mandaban a los hijos a escuelas distintas. En los años 70, en Alemania se le decía la ciudad de los cuellos doblados, las personas primero bajaban la vista para ver qué zapatos llevaba la otra persona para iniciar una plática.

Durante toda su vida se dieron con todo y esto trascendió cuando menos una generación más. Compitieron tanto empresarial como personalmente, desde ver quien construía la mejor casa, bloquear créditos en los bancos, demandas judiciales de toda índole, etc.

El llamado pacto de Pelé es el mejor ejemplo de esto. Horst y Amin, hijos de Adi y Rudel, acordaron no buscar a Pelé para que usara su calzado y de esta manera evitar una guerra de precios. Dos días después del acuerdo, Amin viajó a Brasil a visitar en su casa a Pelé, le ofreció 125 mil dólares y el 10% de todo el calzado que vendieran con su nombre; además, acordaron que al iniciar el 1er juego entraría con un zapato desabrochado. Era el mundial de México 70, esos segundos televisados abrochándose el botín posicionó durante años los Pumas King.

En 1976 murió Rudolf, el fundador de Pumas. Adidas emitió un comunicado que decía "por razones de piedad humanitaria, la familia Adolf Dassler no hará ningún comentario sobre la muerte de Rudolf Dassler", cuatro años después murió Adi.

Hoy día, Adidas factura 13 mil millones de dólares, Pumas 3 mil millones y las familias no manejan ninguna de las empresas.